Estudios de Velocidad

Nuestra herramienta permite, además de medir la velocidad de las conexiones de banda ancha, almacenar datos y elaborar informes de rendimiento de los diferentes operadores. Dependiendo del tipo de tecnología, las compañías de telecomunicaciones cumplen más o menos con la velocidad que prometen en sus ofertas. Así por ejemplo las conexiones de ADSL sufren una pérdida neta de rendimiento que puede alcanzar el 50 por ciento de media en las modalidades más rápidas (20 y 30 megas con ADSL). En el caso de la fibra óptica o del cable coaxial este fenómeno no se produce y la gran mayoría de las empresas entrega más del 90 por ciento de la velocidad contratada. Hay operadores que incluso ofrecen más velocidad de la contratada como es el caso de los nuevos 300 megas disponibles con Movistar y Vodafone.

Incidencia del Wi-Fi

Es importante tener en cuenta que las conexiones inalámbricas afectan directamente al rendimiento de la prueba. Para participar en nuestros estudios te recomendamos que realices el test conectado vía cable de red siempre que sea posible. Otras soluciones como el PLC también afectan ligeramente al rendimiento de los análisis.

Datos sobre operadores

A continuación puedes leer información sobre las diferentes compañías relacionadas con el funcionamiento y con los tipos de ofertas que hay disponibles.

Noticias de última hora

WiFi público: los 7 pasos básicos para proteger tu smartphone

WiFi público: los 7 pasos básicos para proteger tu smartphone

Cada vez existen más puntos que ofrecen WiFi público, desde cafeterías a restaurantes, pasando por todo tipo de negocios, autobuses, parques, taxis y un largo etcétera de lugares. Los usuarios nos solemos conectar alegremente a estos puntos de acceso, pero lo cierto es que deberíamos pensarlo dos veces antes de hacerlo. El precio de los […]

El primer virus ransomware llegó en 1989 dentro de un disquete

El primer virus ransomware llegó en 1989 dentro de un disquete

Muchos términos informáticos se ponen de repente de moda, pero eso no quiere decir que sean cosas nuevas y recién inventadas, simplemente es que ahora tienen un nombre diferente. Algo así pasa con los virus informáticos, antaño denominados así, pero que ahora se catalogan en spyware, adware, crapware, ransomware o de forma genérica en malware. […]