Si usas WPA2-PSK en tu router, ahora pueden hackear tu contraseña

Si usas WPA2-PSK en tu router, ahora pueden hackear tu contraseña

En octubre de 2017, un investigador de seguridad llamado Mathy Vanhoef descubrió un ataque contra la protección WPA2 de los routers que usamos a diario. Aunque la superficie de ataque era algo limitada, y requería que la persona atacada estuviera cerca de nosotros para obtener el handshake con la red que él hacía, ahora se ha descubierto un nuevo método que permite hackear las redes sin que se necesite este usuario.

El WiFi WPA2 ahora es más inseguro

Esto ha sido descubierto por los creadores de hashcat, probablemente la herramienta de crackeo de contraseñas más avanzadas del mundo, que se vale de la potencia de la0s tarjetas gráficas para poder descifrarlas. El equipo lo descubrió por casualidad mientras intentaban poner a prueba la seguridad de WPA3.

Y menos mal que WPA3 viene de camino y será inmune a estos ataques gracias a usar Simultaneous Authentication of Equals (SAE), porque esta nueva vulnerabilidad no sólo hace más fácil obtener una contraseña de una red WiFi protegida con WPA2-PSK, sino que encima ha conseguido acelerar el proceso al haber introducido un nuevo mecanismo de resolución de hashes.

WPA2-PSK, se utiliza todavía en algunos hogares, y también se utiliza en el ámbito empresarial por hacerlo compatible con dispositivos más modernos.

Solución: cambia el cifrado a AES o utiliza una contraseña larga

El método de hackeo descubierto por hashcat, que ya puede utilizarse en la versión 4.2.0 lanzada a finales de la semana pasada, permite que el atacante pueda obtener la clave PMKID al intentar realizar la conexión, sin que tenga que haber un usuario intermedio intentando conectarse a esa red. Para ello es necesario que la red que se quiere atacar esté protegida con PSK, y tienen que obtener un frame del EAPOL en lugar de tener que realizar el handshake a 4 vías como hasta ahora con el método KRACK descubierto en octubre.

Los creadores del ataque no saben cuál es el número de dispositivos y usuarios afectados por esta vulnerabilidad, pero afirman que cualquier router que tenga roaming activado (802.11i/p/q/r) es vulnerable. Esto hace que cualquier usuario con una tarjeta gráfica dedicada potente pueda crackear las contraseñas con unas cuantas horas o días. Algunos sistemas cuentan con hasta 3.500 tarjetas, lo que hace posible crackear estas contraseñas en cuestión de minutos.

La única manera de protegerse de momento ante este ataque es asegurarnos de que no estamos utilizando WPA2-PSK. Si tenemos que usar PSK de manera obligatoria, es necesario cambiar la contraseña por defecto y poner una larga, azarosa y compleja para reducir la efectividad del método de crackeo, ya que las contraseñas por defecto de los routers siguen patrones fácilmente identificables.

Cómo debe ser una contraseña Wi-Fi segura

Hemos visto que el cifrado WPA-2 ya no es seguro al 100% debido a la vulnerabilidad KRACK que podría permitir la entrada de intrusos. Ahora bien, es importante también saber cómo tiene que ser una contraseña Wi-Fi realmente fuerte y compleja. Vamos a dar una serie de consejos para no cometer errores que puedan afectarnos.

Contraseña que sea compleja

Esa clave que vamos a crear tiene que ser lo suficientemente compleja para no ser averiguada con facilidad. Esto significa que debemos poner letra (mayúsculas y minúsculas), números y otros símbolos especiales. Todo ello, además, de forma anónima. Hay que evitar palabras fáciles de averiguar, números que nos relacionen, etc. Tiene que ser algo que no podamos recordar. Un ejemplo de buena contraseña sería 4U&$-f38Pl%Wm3)v.

Nunca repetir una misma clave

Otro punto importante para crear contraseñas que sean difíciles de averiguar es no utilizar una misma clave en varios sitios a la vez. Por ejemplo no utilizar la contraseña del Wi-Fi en alguna red social, correo electrónico o cualquier otro servicio que usemos en Internet. Así evitaremos lo que se conoce como efecto dominó, que básicamente significa que si nos atacan en algún servicio podrían afectar a otros.

Cambiarla periódicamente

Pero incluso la contraseña más compleja y fuerte que creemos puede llegar a sufrir alguna brecha en algún momento. Por ello, una recomendación interesante es la de cambiar esa clave de forma periódica. Debemos crear una nueva cada cierto tiempo y así asegurarnos de que siempre estamos usando una que sea completamente segura y no correr ningún riesgo.

Evitar siempre mantener la que viene de fábrica

Por supuesto, un error que nunca debemos cometer es el de mantener la contraseña que viene de fábrica cuando compramos un router. Essto podría facilitar mucho la tarea a los piratas informáticos, ya que podrían encontrar vulnerabilidades que haya presentes en determinados modelos y llegar a realizar ataques para conseguir robar esa contraseña. Siempre debemos crear una nueva en cuanto comencemos a uitlizar un nuevo aparato.

Estos son, en definitiva, algunos consejos esenciales para crear contraseñas que sean completamente seguras en nuestro Wi-Fi. El objetivo es evitar así la entrada de ciberdelincuentes que puedan robarnos y puedan comprometer el buen funcionamiento de los equipos.

Archivado en
Banda Ancha

Deja tu comentario