La privacidad, el reto pendiente para el Internet de las Cosas

La privacidad, el reto pendiente para el Internet de las Cosas

Prácticamente cada semana se publican nuevos avances sobre el Internet de las Cosas y de las aplicaciones o repercusiones que puede tener su implantación, que se espera muy próxima y que a día de hoy ya está materializada en algunos campos. Sin embargo, a la par de los adelantos, llegan una serie de retos que ya se han puesto de manifiesto en otras herramientas que millones de personas usan a diario.

En la Red, el debate de la privacidad y la protección de los usuarios se ha avivado en los últimos meses tras escándalos como el de Facebook y Cambridge Analytica. Ahora, parece extenderse a su sucesora a raíz de unos sucesos que han tenido lugar en Estados Unidos. A continuación os contamos más sobre ellos y su vinculación con el Internet de las Cosas.

El incidente

Hace unas semanas, una pareja residente en Oregón denunció que Alexa, la asistente inteligente de Amazon para los hogares, había recopilado y grabado sin permiso las conversaciones que habían tenido los cónyuges en su domicilio, que contaba con multitud de soportes interconectados. Más tarde, se pudo comprobar que esta plataforma había sido hackeada y se aconsejó la desconexión inmediata de Alexa para evitar más filtración de datos. ¿Cómo reaccionó Amazon a este incidente?

internet de las cosas dispositivos

La respuesta del gigante de Internet

Desde la compañía confirmaron que Echo, el altavoz incorporado en Alexa, se había activado al escuchar unas palabras y que desde entonces, había estado grabando. En la marca se comprometieron a investigar más sobre ese problema y trabajar para que no se dieran más casos. Sin embargo, destaca un hecho, y es que en los últimos meses, usuarios de todo el mundo han subido a sus redes sociales imágenes o vídeos en los que demostraban cómo Alexa se activaba tras comprender de forma errónea algunas órdenes.

¿Queda trabajo por hacer?

Tras este problema, han surgido algunos movimientos como EPIC en Estados Unidos que abogan por que los gigantes de Internet como Microsoft o Google, que también están haciendo sus experimentos en este sentido, hagan proyectos más estables si pretenden difundirlos al gran público en el futuro. También han reclamado a las autoridades hacer un mayor seguimiento sobre los objetos del Internet de las Cosas y posiblemente, legislar sobre él. ¿Creéis que hechos como éste ponen de manifiesto que aún queda mucho por hacer en este campo o los progresos ya son muy evidentes? Os dejamos disponible información relacionada como por ejemplo, cuándo se podría producir la llegada definitiva de este avance para que podáis conocer más.

 

Archivado en
Banda Ancha

Deja tu comentario