Las posibles dificultades que el 5G tendrá en España

Las posibles dificultades que el 5G tendrá en España

Ayer os contábamos que el Gobierno realizará las primeras subastas de 5G en España. Esto puede interpretarse como un paso importante, ya que una vez que las compradoras adquieran su parcela de espectro radioeléctrico, podrían pisar el acelerador en lo que se refiere a la instalación de la infraestructura y en última instancia, en ofrecer un servicio comercial a los usuarios.

Sin embargo, tal y como también os decíamos hace algo más de una semana, a las incertidumbres que pueden aparecer en el despliegue definitivo de esta red, también se pueden sumar algunos problemas que condicionarían su acogida en el futuro. Hoy vamos a contaros más sobre ellos e intentaremos comprobar si son de fácil resolución o no.

1. El marco legal

Muchos expertos en telecomunicaciones aseguran que por características como una mayor velocidad de transmisión de datos y una calidad más elevada de los contenidos que se pueden descargar a través del 5G, la nueva red necesita de más espacios en el espectro radioeléctrico. Actualmente, esta banda se divide entre televisión, radio y telefonía entre otros campos y además, no es infinita. La llegada del 5G haría necesaria una reordenación del espacio disponible y ocupado, lo que debe ser aprobado por nuevas leyes.

5g

2. El coste de implantar el 5G

En segundo lugar tenemos el factor económico, que es clave. Aunque las mayores teleoperadoras pujarán próximamente por ver qué franjas de ese espacio radioeléctrico ocupan, no solo realizarán grandes desembolsos ahí, sino también en la instalación de antenas y toda la infraestructura. Se espera que las mayores inversiones se realicen a partir de 2019 en nuestro país y casi todos los actores del sector dan por seguro que tendrán que ser muy elevadas. La incógnita está en el hecho de que no se sabe hasta qué punto las teleoperadoras y administradores abrirán el grifo del dinero para lograr una cobertura extendida por la mayor parte de territorio posible.

3. El tiempo

Como os contábamos hace unos días, el factor temporal también tiene un papel destacado. Hoy os hemos contado que en Sevilla, los usuarios ya han podido experimentar con el 5G. Sin embargo, habrá que esperar para ver su implantación definitiva que, en Europa, no llegará hasta dentro de 7 años. En el horizonte 2025 es cuando se verían las primeras tarifas realmente atractivas para los usuarios a pesar de que la red aparezca antes en otros terrenos de industria y la tecnología.

¿Creéis que hay otros problemas e inconvenientes que pueden ser importantes en el corto y medio plazo? Os dejamos disponible información relacionada como por ejemplo, un análisis de la cobertura y la velocidad del 5G en España para que podáis conocer más.

Archivado en
Banda Ancha

Deja tu comentario