¿Qué hay tras las antenas que hacen posible acceder a Internet?

Ayer nos preguntábamos cuándo veremos una conexión plena a Internet en España. La principal causa de que aún exista una parte de población desconectada, o que en algunas zonas, no se alcancen velocidades de conexión elevadas, la encontramos en la infraestructura. Cuando vamos por la calle o de viaje, vemos como las antenas salpican el territorio pero, ¿qué hay detrás de ellas?

Hoy vamos a contaros más sobre estas instalaciones y veremos algunas cifras y datos curiosos que se esconden a sus espaldas. ¿Sabíais que hay distintos receptores en función del tipo de red?¿En qué regiones estarán más extendidos? A continuación responderemos a éstas y otras cuestiones.

Cuatro compañías copan toda la infraestructura

Las antenas y torres que se reparten por todo el territorio nacional se reparten entre las mayores teleoperadoras del país: Movistar, Vodafone, Yoigo y Orange. Entre todas ellas, poseen las algo más de 146.000 bases que no solo suministran la cobertura para la telefonía móvil, sino también Internet para todos los dispositivos portátiles. Según datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, la CNMC, en 10 años, la cifra prácticamente se ha duplicado. Hay que tener en cuenta que en 2007-2008, el 3G era la conexión más extendida y estábamos en los albores del Internet móvil que conocemos hoy en día.

smartphones internet

Más antenas, mejor conexión a Internet

Estas instalaciones son clave, ya que ellas son las que dispersan la señal y por tanto, facilitan la conexión al territorio. Cataluña, Madrid y Andalucía son las regiones con mayor número de antenas, ya que entre las tres superan los 50.000 receptores, prácticamente un tercio del total. Como es lógico, las zonas más pobladas son las que necesitan más infraestructura, ya que el ancho de banda debe ser mayor para soportar todo el tráfico generado en ellas.

Torres, antenas, LTE y otros conceptos más

No toda la señal a Internet es la misma. Como hemos comprobado en otras ocasiones, en el caso de las redes fijas, hay zonas que disfrutan de fibra óptica mientras que en los pueblos más remotos, todavía hay ADSL cuya velocidad no es muy elevada. En el caso de la banda ancha móvil sucede algo parecido. Muchas zonas cuentan con antenas LTE, las que permiten la conexión 3G y especialmente, 4G. Sin embargo, hay otras que aún funcionan con receptores GSM (que también suponen una parte significativa del total) o DCS. Estos son más antiguos y supusieron las primeras generaciones de antenas. A pesar de que siguen presentes, su mayor inconveniente es el hecho de que ofrecen una velocidad mucho más baja que las actuales. Otro aspecto a tener en cuenta: Una torre no es una antena y en esta primera estructura, suele haber varias de las segundas simultáneamente.

¿Conocíais estos datos sobre Internet móvil en España?¿Os parecen llamativos?¿Os dejamos disponible información relacionada como por ejemplo, una serie de hitos y curiosidades sobre la fibra óptica en España para que podáis conocer más.

 

Archivado en
Banda Ancha

Deja tu comentario