Qué son y cómo se usan las conexiones de uso medido en Windows 10

La mayoría de los usuarios nos conectamos a Internet a través de redes de datos ilimitadas, por ejemplo, ADSL o Fibra Óptica, sin embargo, también podemos escoger otro tipo de conexiones como una conexión móvil a Internet (3G/4G), la cual es limitada y tiene un cierto límite de tráfico mensual.

Windows es un sistema operativo pensado para conexiones ilimitadas ya que tanto él como las aplicaciones están constantemente enviando y recibiendo datos desde Internet. Entre estos datos caben destacar envío de errores, búsqueda y descarga de actualizaciones, descarga de archivos, sincronizaciones de datos, etc. Muchas conexiones que, si no las controlamos, pueden llegar a gastar más del 20% de la tarifa de datos en un solo día.

Windows 10 es un sistema operativo todo en uno, es decir, que busca adaptarse a prácticamente todo tipo de configuraciones diferentes. Por ello, este nuevo sistema operativo cuenta con una configuración de la conexión a Internet (concretamente, de la conexión Wi-Fi) llamada “conexión de uso medido“, la cual hará que Windows controle y limite ciertas tareas del sistema operativo para evitar un consumo excesivo de los datos, por ejemplo, bloquear las actualizaciones automáticas y la sincronización de archivos con OneDrive, entre otras, mientras dicha conexión esté activa.

Cómo activar una conexión de uso medido en Windows 10

Lo primero que debemos hacer es conectarnos a nuestra red limitada (por ejemplo, un punto de acceso Wi-Fi desde el móvil) desde nuestro Windows 10.

Conexión Wi-Fi en Windows 10

Una vez conectados, Windows estará tratando la conexión como “ilimitada”, es decir, permitirá todo el tráfico como si estuviéramos conectados a una red ADSL o de Fibra Óptica. Al ser una conexión limitada debemos activar la opción de “uso medido“. Para ello, pulsamos sobre “Configuración de red” para ver más detalles sobre la conexión Wi-Fi.

Configuración de red Wi-Fi en Windows 10

A continuación, hacemos clic sobre “Opciones avanzadas” para activar, como su nombre indica, las opciones avanzadas de la conexión de datos. Aquí encontraremos principalmente dos opciones:

  • Encontrar dispositivos y contenido.
  • Conexiones de uso medido.

Red de uso medido en Windows 10

La primera de las opciones está pensada para redes de área local ya que, si estamos conectados a una red pública o a un Tethering no tiene mucho sentido, además de ser inseguro. Por lo tanto, desmarcamos esta opción.

La segunda opción es la que nos permite configurar nuestra conexión como una red de uso medido. La activamos y automáticamente Windows llevará a cabo todo lo necesario para bloquear todas las conexiones innecesarias y ayudarnos así a ahorrar lo máximo posible en la tarifa de datos.

Recordamos que debemos tener mucho cuidado con las conexiones limitadas desde un PC ya que, además del gran número de conexiones en segundo plano, las páginas web “en modo escritorio” con también muchas más pesadas y consumen una cantidad de datos muy superior a las webs pensadas para móviles.

Noticias de última hora

WiFi público: los 7 pasos básicos para proteger tu smartphone

WiFi público: los 7 pasos básicos para proteger tu smartphone

Cada vez existen más puntos que ofrecen WiFi público, desde cafeterías a restaurantes, pasando por todo tipo de negocios, autobuses, parques, taxis y un largo etcétera de lugares. Los usuarios nos solemos conectar alegremente a estos puntos de acceso, pero lo cierto es que deberíamos pensarlo dos veces antes de hacerlo. El precio de los […]

El primer virus ransomware llegó en 1989 dentro de un disquete

El primer virus ransomware llegó en 1989 dentro de un disquete

Muchos términos informáticos se ponen de repente de moda, pero eso no quiere decir que sean cosas nuevas y recién inventadas, simplemente es que ahora tienen un nombre diferente. Algo así pasa con los virus informáticos, antaño denominados así, pero que ahora se catalogan en spyware, adware, crapware, ransomware o de forma genérica en malware. […]