Qué son cuentas zombies y cómo te afectan

Qué son cuentas zombies y cómo te afectan

La mayoría de usuarios de Internet tiene algún tipo de red social. Están inscrito en algún tipo de plataforma donde sus datos están ahí recopilados. Hablamos por ejemplo de cuentas como Facebook, Twitter, Instagram… Pero también otras muchas más antiguas o menos conocidas. ¿Qué pasa si dejamos de utilizar alguna de ellas? Lo cierto es que nuestros datos van a continuar estando ahí, aunque no iniciemos sesión frecuentemente. Vamos a explicar qué son cuentas zombies y cómo pueden afectarnos.

Qué son las cuentas zombies

Las cuentas zombies básicamente son aquellas que nos creamos hace tiempo y que ya ni nos acordamos de ellas. Pongamos que hace años nos registramos en una red social que por aquel entonces estaba de moda o que la utilizábamos para estar en contacto con amigos. Ha pasado el tiempo y esa plataforma ya no la utilizamos. Bien porque ha pasado de moda y ya no se utiliza, bien porque simplemente no nos interesa.

¿Qué ocurre con nuestra cuenta? Mientras esa red social siga existiendo y mientras no hayamos borrado el perfil, va a continuar ahí. Esto puede ser un problema en el presente. Es posible que ese perfil además sea público y que cualquiera pueda acceder a él para obtener información.

Nuestros datos podrían estar disponibles en la red para cualquiera. Podrían ver nuestras fotos antiguas, los comentarios que poníamos en esa época, tal vez nuestra dirección de correo e información personal.

Todos sabemos que la privacidad en la red es un factor muy importante. Las redes sociales hoy en día tienen funciones y características que podemos utilizar para preservar los datos. Por ejemplo hacer que solo nuestros contactos vean nuestra información. Pero claro, hay plataformas que antiguamente no tenían esa función y que al no haberlas utilizado en mucho tiempo siguen con esa configuración débil.

Cuando navegamos por Internet, cuando nos registramos en redes sociales o cualquier servicio, generamos lo que se conoce como huella digital. Eso permanece ahí mientras no sea borrado. Aquí podemos incluir datos personales e información que en un determinado momento puede no ser interesante que esté disponible en la red.

Por tanto las cuentas zombies son aquellas redes sociales, perfiles en definitiva, que nos creamos hace tiempo y que están olvidados pero presentes en la red. Siguen estando ahí, sin que accedamos, pero con la información disponible para cualquiera.

Estafas en las redes sociales

Posibles brechas de seguridad

Pero no solo hablamos de los datos públicos que pueda haber. Hay que tener en cuenta que en muchas ocasiones ha habido brechas de seguridad que han afectado a plataformas de todo tipo en Internet. Esto significa que puede que esa red social, esa página donde teníamos un perfil, haya tenido una brecha y las contraseñas hayan quedado expuestas.

En este caso podrían incluso acceder con nuestras credenciales, recopilar mensajes privados, información de todo tipo, suplantar nuestra identidad… Algo que lógicamente pone en juego nuestra privacidad y puede traer consecuencias.

Cómo evitar el problema de las cuentas zombies

Por suerte evitar el problema con las cuentas zombies es muy sencillo, aunque no siempre cómodo. Básicamente la estrategia consiste en tener un registro de todas las redes sociales que utilizamos y todas las plataformas donde estamos registrados.

En caso de que algún servicio ya no lo utilicemos, siempre podemos eliminarlo fácilmente. De esta forma nuestros datos no estarán disponibles en la red y no tendremos problemas de privacidad o de suplantación de identidad.

Es un proceso que puede ser tedioso, ya que lo normal es que si una cuenta no la utilizamos nunca pueda pasar literalmente al olvido. Puede que no recordemos ni el usuario, ni la contraseña, ni siquiera que tenemos cuenta en ese servicio.

En definitiva, las cuentas zombies están muy presentes en la red. Todos tenemos cuentas y registros en plataformas que ya no utilizamos tanto como antes. No solo son redes sociales, sino también foros de Internet, por ejemplo. Quizás en alguna ocasión nos hemos registrado porque en un determinado momento utilizábamos una cámara de fotos y queríamos obtener información de otros usuarios sobre su funcionamiento. Puede que esa cámara ya no la usemos, pero nuestra cuenta sigue ahí. Así puede ocurrir con muchas cosas.

Las redes sociales están muy presentes en nuestro día a día. Son muy utilizadas para mantener el contacto con amigos o familiares. Sirven también para informarnos o dar nuestra opinión. Sin embargo es un foco de problemas cuando hablamos de privacidad. En muchas ocasiones surgen problemas que pueden ser aprovechados por piratas informáticos para llevar a cabo sus ataques y obtener datos personales de los usuarios a través de este tipo de servicios.

Os dejamos un artículo con los ataques más comunes en redes sociales. Una serie de consejos para evitar ser víctimas de este problema que puede poner en riesgo nuestra seguridad y privacidad.

Archivado en
Redes Sociales

Deja tu comentario