¿Por qué llega mal la señal del Wi-Fi?

¿Por qué llega mal la señal del Wi-Fi?

Cuando navegamos por Internet podemos conectarnos a través de redes inalámbricas y por cable. Si echamos la vista atrás, hace solo unos años lo normal era conectarnos desde un ordenador conectado por cable al router. Poco a poco la tecnología ha ido cambiando. Ahora tenemos a nuestra disposición una gran variedad de dispositivos móviles que cuentan con conectividad Wi-Fi. Vivimos por tanto en una época en la que es mucho más común navegar de forma inalámbrica. Ahora bien, en ocasiones esto supone un problema. En este artículo vamos a explicar los principales motivos por los cuales la señal Wi-Fi llega mal.

Por qué llega mal la señal Wi-Fi

Seguro que en alguna ocasión hemos tenido problemas para conectarnos por Wi-Fi. Vemos la red, nos conectamos, pero sin embargo la señal llega mal. Esto se traduce en que la velocidad de Internet es lenta y la calidad y estabilidad no son las adecuadas. Supone un problema si queremos descargar algo, ver alguna serie en Streaming o simplemente navegar.

Problemas con las antenas del router

Cuando la señal del router no es la mejor y nos pasa con todos los dispositivos puede ocurrir que haya un problema con el aparato. Esto suele significar que las antenas tanto externas como internas están dañadas o incluso mal puestas. En ocasiones debemos orientarlas correctamente para que la señal sea óptima.

Si notamos que la señal del Wi-Fi no es buena siempre podremos observar las antenas y ver si existe algún problema. Es posible que simplemente con colocarlas correctamente podamos mejorar algo la señal.

Adaptador de red en mal estado

Puede ocurrir que el problema no sea del router, sino de la tarjeta de red del dispositivo que estamos utilizando. Especialmente si estamos navegando a través de un ordenador puede que la tarjeta de red que utilizamos no sea la mejor. Quizás esté obsoleta, no tenga la velocidad adecuada o tenga ciertos problemas de incompatibilidad.

Router desactualizado

También es posible que el router esté desactualizado. Es importante que siempre tengamos la última versión del firmware. De esta forma no solo mejoraremos el rendimiento, sino también la seguridad. Nuestro consejo es que siempre utilicemos la última versión que haya disponible en todo tipo de dispositivos y sistemas.

Muchos usuarios pasan por alto la importancia de actualizar el router. Esto significa que utilizan el mismo firmware que viene de fábrica, el cual puede tener problemas que afecten al rendimiento y a la velocidad.

Seguridad de un router viejo

Usamos una banda incorrecta

Cuando nos conectamos a Internet de forma inalámbrica lo normal es que podamos optar por la banda de 5 GHz y de 2,4 GHz. Los routers modernos, así como la mayoría de dispositivos, pueden utilizar ambas bandas. Sin embargo hay que tener en cuenta que no son iguales las dos y podemos tener problemas con la señal si no estamos utilizando la adecuada.

Básicamente podemos decir que la banda de 2,4 GHz es la más indicada cuando vamos a conectarnos lejos del router. De esta forma podremos mantener mejor la velocidad. Si nos conectamos cerca del router y queremos la máxima velocidad en ese caso tendremos que optar por la banda de 5 GHz.

Canal saturado

La señal inalámbrica también puede verse afectada por un canal saturado. Esto ocurre cuando nuestro router está conectado al mismo canal que nuestros vecinos. Si hay muchos usuarios conectados al mismo canal eso puede crear interferencias que se traducen en problemas para poder conectarnos.

Tenemos el router en un mal lugar

Por supuesto algo que no podemos dejar atrás es el hecho de tener el router mal posicionado. Quizás esto dependa mucho más que cualquier otro punto de los que hemos mencionado. Es importante que el router esté situado en una posición central del hogar, en un lugar elevado y alejado de paredes y muros.

Estamos usando un repetidor mal configurado

A veces con el afán de mejorar la señal inalámbrica hacemos uso de repetidores y amplificadores de señal. Ahora bien, una mala configuración puede provocar el efecto contrario y hacer que incluso así la señal llegue peor. Es importante que nos tomemos el tiempo necesario para configurarlo correctamente y no caer en errores que provoquen un mal funcionamiento de este tipo de dispositivos.

Os dejamos un artículo sobre cómo utilizar un amplificador Wi-Fi.

Hay intrusos en la red

Sin duda uno de los motivos de que llegue mal la señal del Wi-Fi es que haya intrusos en la red. No hablamos solo de una pérdida de velocidad que lógicamente provoca el hecho de tener muchos usuarios dentro de la red, sino también ese posible intruso ha podido modificar la configuración.

Esto se traduce en que ha podido configurar la potencia del router y hacer que la señal llegue menos lejos (así se garantiza que no puedan conectarse más usuarios), por ejemplo.

Archivado en
WiFi

Deja tu comentario