Qué es el first byte y por qué da igual la velocidad que contrates para navegar

Qué es el first byte y por qué da igual la velocidad que contrates para navegar

Una de las preocupaciones más importantes para los usuarios de Internet es tener una buena velocidad. Hoy en día por suerte podemos contratar tarifas muy diversas. Las compañías ofrecen velocidades de subida y bajada que nada tienen que ver con la de hace unos años. Vemos constantemente ofertas de fibra óptica de varios cientos de Mbps. Ahora bien, ¿realmente esto influye en la navegación? En este artículo vamos a hablar de qué es el first byte y por qué en realidad no importa tanto la velocidad que contratemos de Internet para la navegación.

La velocidad que contratamos no influye tanto en la navegación

Está claro que contar con una mayor velocidad de bajada y de subida tiene sus ventajas. Podemos descargar más rápido, alojar archivos pesados en la nube sin demorar mucho tiempo, ver vídeos en Streaming en 4K sin cortes… Ahora bien, para lo que es la navegación general esto no influye tanto.

Con esto nos referimos a abrir el navegador, sea cual sea el que utilizamos, abrir una página y que se cargue. Para ese proceso realmente no importa tanto qué velocidad de Internet tengamos contratada.

Muchos usuarios al navegar por Internet ven que las páginas tardan en cargar y lo achacan a que tienen contratada una tarifa inferior. Creen que por el hecho de pasar de 100 Mbps de fibra a 500, por ejemplo, ya va a ir mejor. Pero no es así. Vamos a explicar por tanto qué es el first byte y cómo influye realmente en nuestra navegación.

Qué es el first byte

First byte, o también conocido TTFB (Time To First Byte), es el tiempo que pasa desde que abrimos una página hasta que se envía el primer byte. Esto es un tiempo que va a ser igual sin importar nuestra conexión. Depende del servidor donde esté alojada la página y de cómo esté optimizada.

En otras palabras, es el tiempo que tarda nuestro navegador en recibir la primera información. Aquí entran en juego varias cosas. Es un tiempo de procesar la información por parte de la página web.

Por tanto, el First byte es algo que está presente siempre que navegamos por Internet y hace que no importe demasiado qué tarifa tengamos contratada. Cuando hablamos de velocidades que se cuentan por cientos de Mbps, la diferencia real al abrir el navegador y entrar en páginas webs no existe.

Podemos decir que al introducir la dirección en el navegador, ya sea desde el móvil, ordenador o cualquier dispositivo, nuestro equipo envía una solicitud. Esto no depende de la velocidad que tengamos contratada. Dependemos del tiempo de respuesta del servidor. Por cierto, este tiempo puede depender de factores como la saturación de la web en un momento dado, dónde esté alojada, el hardware del servidor, etc.

En definitiva, aunque la velocidad que tenemos contratada influye en aspectos como cargar diferentes componentes al abrir una página, hay un tiempo mínimo, un tiempo invariable digamos, que no depende de qué tarifa tengamos contratada.

Mejorar la velocidad con gestores de descarga

En qué situaciones influye más la velocidad contratada

Lógicamente hay situaciones en las que sí influye mucho la velocidad que tengamos contratada. Por ejemplo al descargar de Internet contenido. Esto puede ser por descarga directa, torrents o cualquier otro método que utilicemos. De la misma manera influye a la hora de cargar contenido. Si vamos a enviar archivos pesados a través de una plataforma o alojarlos en la nube, necesitamos tener un Internet lo más rápido posible para disminuir los tiempos.

De la misma manera al reproducir vídeo en Streaming en 4K también necesitamos que la velocidad de Internet sea rápida. Mientras mayor sea la calidad de un vídeo que estamos reproduciendo, más velocidad de Internet necesitaremos.

Hay que mencionar que tanto la velocidad de bajada como la de subida son muy importantes en determinadas ocasiones. Es por ello que es interesante contratar una tarifa que sea simétrica. Así tendremos la misma velocidad tanto de bajada como se subida.

En definitiva, el first byte es lo que hace que no importe demasiado la tarifa que tenemos contratada a la hora de navegar por la red. Ese tiempo de carga inicial al abrir cualquier página y sin importar el dispositivo que estemos utilizando, será independiente de si tenemos contratados 50 Mbps de Internet o tenemos 500.

Hoy en día gran parte de nuestras conexiones son inalámbricas. Cada vez son más los aparatos que utilizan redes Wi-Fi para navegar. Por ello en un artículo reciente publicamos algunos consejos sobre cómo mejorar la velocidad Wi-Fi. Una serie de recomendaciones para poner en práctica y que la velocidad de Internet sea la mejor.

Por último, ya sabéis que siempre podéis realizar un test de velocidad de Internet.

Archivado en
Internet

Deja tu comentario