El Wi-Fi cumple 20 años: cómo ha mejorado la velocidad desde sus inicios

El Wi-Fi cumple 20 años: cómo ha mejorado la velocidad desde sus inicios

Las conexiones inalámbricas hoy en día representan una parte muy importante. Parte de culpa la tiene el Wi-Fi y las mejoras que ha experimentado en los últimos años. Cada vez son más los dispositivos que se conectan de forma inalámbrica a Internet. Tenemos muchas opciones para ello. Podemos hablar de móviles, tablets, televisiones… Cada vez más y más en lo que conocemos como el Internet de las Cosas. Si nos centramos en la conectividad inalámbrica, la Wi-Fi Alliance cumple 20 años. Es lo dio lugar a lo que conocemos hoy en día. Eso sí, no siempre ha sido igual. Por ello hemos querido hacer un artículo explicando cómo ha avanzado a lo largo de los años y qué mejoras en velocidad ha traído.

El Wi-Fi cumple 20 años: así ha mejorado con el paso del tiempo

Lógicamente la velocidad es un factor muy importante para los internautas. Contar con una buena conexión, estable, con una buena cobertura y velocidad, es esencial. En este sentido la conectividad inalámbrica ha avanzado mucho en los últimos años. Nada tiene que ver las posibilidades de hoy en día con los problemas y limitaciones que existían hace unos años.

Hay que mencionar antes de nada que el hecho de enviar información a través de ondas tuvo su origen mucho antes. Ya en los años 70 hubo trabajos para transferir a nivel informático de forma inalámbrica. Sin embargo la Wi-Fi Alliance se fundó en 1999. Por tanto este año cumple 20 desde su fundación. Fue ahí cuando empezó el Wi-Fi tal y como lo conocemos.

Los primeros estándares Wi-Fi

Si nos remontamos a los inicios, el primer estándar fue el 802.11a. Eso sí, antes de este estaba ya desde 1997 el 802.11. Sin embargo no fue hasta dos años después cuando fue aprobado por la Wi-Fi Alliance. Ese estándar funcionaba en la banda de 5 GHz y podía ofrecer velocidades teóricas de hasta 54 Mbps. Lógicamente en la práctica esto no se conseguía. Los problemas y fallos en ese momento estaban a la orden del día. Se trataba de una tecnología aún muy limitada.

Esto hizo que no mucho después apareciera el estándar 802.11b. Básicamente la diferencia estuvo en que funcionaba en la banda de 2,4 GHz. Esto provocó que la velocidad teórica fuera como máximo de 11 Mbps, pero en la práctica podría superar al anterior estándar. Como sabemos, a través de la banda de 2,4 GHz la distancia y obstáculos no afectan tanto. De esta forma podemos navegar también con mayor estabilidad.

Unos años después, en 2003, apareció el estándar 802.11g. Aquí la velocidad dio un salto importante. Siguiendo con el mismo ancho de banda de 2,4 GHz, pasamos de una velocidad teórica máxima de 11 Mbps hasta los 54 Mbps. Introdujo diferentes protocolos para mejorar la estabilidad y permitir conectar varios dispositivos a la vez. Eso sí, los equipos que eran compatibles con el estándar anterior también lo eran con este, aunque con limitaciones en las prestaciones.

La Wi-Fi Alliance aprobó en 2009 el que sería el cuarto estándar Wi-Fi: 802.11n. Aquí sí encontramos diferencias más que significativas en cuanto a velocidad. Pasamos de poder lograr hasta 54 Mbps a alcanzar incluso los 600 Mbps. Siempre, como hemos mencionado, de forma teórica. Una de las ventajas de este estándar es que admitía por fin tanto la banda de 2,4 GHz como la de 5 GHz.

Mejoras en el Wi-Fi

Presente y futuro de la conectividad inalámbrica

Uno de los más utilizados hoy en día es el estándar 802.11ac o Wi-Fi 5. Permite enviar una gran cantidad de información utilizando el mismo canal, más estabilidad y calidad de la señal. Dio un salto más que importante en las conexiones inalámbricas. También la velocidad, lógicamente. Podría alcanzar hasta 1,3 Gbps si utiliza tres antenas (cada una hasta 433 Mbps). Este estándar fue aprobado a principios de 2014.

Como podemos ver, la velocidad ha ido aumentando significativamente con los diferentes estándares presentados. Hemos pasado de alcanzar apenas 11 Mbps reales a poder ampliar notablemente la cifra. Pero más que en velocidad, lo que hay que señalar es el aumento de la calidad.

El Wi-Fi 6 estará presente durante este año. Traerá importantes mejoras en todo, pero especialmente será más seguro que ninguno hasta la fecha. Entre otras cosas será necesario contar con WPA3 como cifrado. La velocidad también aumentará de 433 Mbps a 600 Mbps. Este estándar se corresponde con 802.11ax en la nomenclatura antigua.

En definitiva, las redes inalámbricas han mejorado notablemente durante las últimas dos décadas. Sin embargo esto no para y ya podemos ver las primeras características del Wi-Fi 7. Eso sí, de momento son solo datos de lo que podría ser, sin llegar a ser nada oficial aprobado por la Wi-Fi Alliance.

Siempre podremos hacer un test de velocidad y comprobar cómo es nuestra conexión. De esta forma podremos elegir si optar por la banda de 2,4 GHz o la de 5 GHz, en caso de conectarnos a través de la red inalámbrica. Ya sabemos que puede haber diferencias.

Archivado en
WiFi

Deja tu comentario