¿Internet Explorer sigue siendo una amenaza de seguridad?

En Testdevelocidad os ofrecemos una guía para restablecer la configuración por defecto de Microsoft Edge. Este navegador ya se ha convertido en una gran apuesta y se encuentra de manera nativa en muchos de los equipos que cuentan con las últimas versiones de Windows. Sin embargo, la herramienta tradicional, Internet Explorer, sigue presente en gran cantidad de soportes y con él, sus ya conocidos fallos de seguridad.

Este último sigue siendo el segundo más utilizado del mundo según los datos que ofrecen diversas consultoras, y eso da como resultado que en él se produzcan ataques con la intención de infectar los terminales de millones de usuarios. A continuación, os contamos más sobre el último objeto perjudicial que ha sido detectado en él y cuáles son sus características más destacadas.

Un elemento anónimo

De momento no se ha puesto nombre a este malware que funciona de una manera muy sencilla pero a la vez, eficaz: Los hackers envían de manera aleatoria archivos de Office infectados que, una vez descargados o vistos por los usuarios, recopila información. Los transmisores de este elemento perjudicial son las últimas versiones del navegador y una serie de aplicaciones vinculadas a él según ZDNet. Además, se camufla utilizando un método de sobra conocido por los desrrolladores de este tipo de objetos y también por los expertos en seguridad: La ocultación de los archivos maliciosos dentro de otros en teoría, inocuos.

Virus malware

Internet Explorer sigue siendo fuerte

Aunque los de Redmond aconsejan que se deje de utilizar esta plataforma y que la navegación se realice a través de Edge, lo cierto es que, como decíamos antes, Internet Explorer sigue teniendo presencia, lo que se traduce en que este malware sea utilizado a escala global. El problema puede incrementarse algo más si tenemos en cuenta que muchas de las apps que encontramos en Windows 10 y el propio paquete Office siguen vinculadas a esta plataforma.

La respuesta de Microsoft

Desde Redmond han tomado dos medidas: La primera, seguir recomendando a los usuarios que se descargue Edge y se elimine Internet Explorer. La segunda, intentar ofrecer parches de seguridad de manera más rápida para limitar los daños que pueda ocasionar este elemento. ¿Creéis que Microsoft debería emprender acciones más contundentes en materia de seguridad y navegadores o este problema es común a todas las opciones disponibles hoy en día? Os dejamos disponible información relacionada como por ejemplo, una lista de navegadores basados en su rival, Google Chrome, para que podáis conocer más alternativas.

Archivado en
Banda Ancha

Deja tu comentario