¿Categoría 5, 5e, 6, 6a o 7? Tipos de cable de red y cuál deberías usar

¿Categoría 5, 5e, 6, 6a o 7? Tipos de cable de red y cuál deberías usar

No, no todos los cables de red son igual. Como pasa con el HDMI y sus diferentes versiones, cada nuevo estándar aporta mejoras y permite obtener un mejor rendimiento. No obstante, no es necesario comprar siempre el cable más caro o de la categoría más alta posible. Por ello, vamos a ver las diferentes entre cables de red, qué son los cables de categoría 5, 5e, 6, 6a o 7 y ver cuál es el que de verdad necesitamos.

Las conexiones cableadas son más rápidas por norma general que las inalámbricas al verse mucho menos afectadas por factores externos. Esto les permite asegurar la máxima velocidad contratada y una latencia menor en la mayor parte de los casos. Es cierto que las tecnologías inalámbricas siguen avanzando, pero también es cierto que todavía lo tienen complicado contra las conexiones cableadas (al menos con el cable correcto).

IEEE 802.3bz

Muchos creen que pese a lo conveniente de la conexión WiFi, solo se debe utilizar cuando no existe otro remedio. Para juegos online o transferencias de archivos, la conexión cableada nos dará el mejor resultado. Para ello, conectaremos un cable Ethernet o cable de red desde el router (o switch) a nuestro ordenador o videoconsola.

A la hora de comprar uno de estos cables o utilizar uno que tengamos por casa, debemos tener presentes algunas cosas. En primer lugar, debemos saber que se conocen también como RJ45 por su conector y podemos optar entre comprarlo o fabricarlo nosotros mismos en un proceso sencillo, pero que requiere algunos conocimientos.

Qué es una categoría de cable

La categoría de un cable es la que se encarga de informar de la velocidad máxima soportada por el mismo. Hay diferentes categorías que soportan la misma velocidad, pero hay otros factores como la frecuencia, que varían. En la imagen que hay justo debajo de estas líneas podrás ver que un cable Cat 6A ofrece la misma velocidad que uno Cat 7, aunque varía la frecuencia.

Tipos de cables

Hablamos de la anchura y el rango de pérdida de los datos a lo largo del cable. Esto es parecido a los cables HDMI 2.0, que pierden potencia en función de la largura del cable. Por ello, es mejor tener un cable de red de un metro que de tres metros.

Cómo afecta a la conexión de Internet

Evidentemente, ningún usuario medio va a necesitar un cable CAT 7, pero sí que es una buena idea apostar por un modelo CAT 5E o CAT 6 ya que ofrecen una mejor conexión a Internet. Volvemos a lo mismo: si usas el ordenador para tareas de ofimática y navegar alguna vez por Internet, no te preocupes por este apartado, pero si le das un uso más intensivo, mejor trabajar con un cable en condiciones.

Debes tener en cuenta que, según la categoría de cable que utilices, tendrán una mejor o peor protección ante interferencias. Si en tu caso, tu red cableada está cerca de otros cables o de la corriente eléctrica, será aconsejable utilizar cables con un buen apantallamiento para prevenir la diafonía de los cables. Pero, si por el contrario, utilizas el ordenador cerca del router y lo conectas con un cable directo, un CAT 5e será más que suficiente y no necesitarás uno con un apantallamiento especial.

Evidentemente, un cable de categoría superior va a tener más prestaciones que uno de categoría inferior, pero esto no siempre significa tener mejor servicio. Dependerá de cada circunstancia utilizar uno u otro en función de las características de la instalación y las necesidades.

Además otro punto a tener en cuenta, además de la categoría del cable, es el tipo de conector, sobre todo si vamos a hacer la instalación por nuestra cuenta y vamos a crimpar los cables. Debes saber que también hay diferentes tipos de conector con categorías diferentes, y puedes elegir entre unos u otros en función de tus necesidades.

Tipos de cable

Independientemente de la opción elegida, compra o fabricación del cable de red, la categoría es algo que debemos tener en cuenta. Aunque, por norma general, todos los cables que encontramos deberían proporcionarnos un buen rendimiento, no está de más poder sacar algo más de partido y estar preparados para el futuro con el cable adecuado.

Conector de cable de red

Las categorías son certificaciones que implican una velocidad máxima y una frecuencia de funcionamiento. Es cierto que podemos usar un cable a más velocidad de la máxima, pero no es algo garantizado ni que funcione en todas las ocasiones.

Las categorías de cables, de más antigua a más moderna, que podemos ver en la actualidad son los siguientes:

Cat 5

Cat 5 esta categoría no está actualmente reconocida por TIA/EIA, aunque todavía los podemos encontrar en instalaciones. Se usa en redes fast Ethernet, hasta 100 Mbps y están diseñados para transmisión a frecuencias de hasta 100 MHz.

Lo cierto es que este tipo de cables está en desuso por lo que cada vez es más difícil encontrar una instalación que incluya este modelo en particular.

Cat 5e

Cat 5e es la más común en estos momentos, aunque paulatinamente sustituida por la siguiente. Está definido en TIA/EIA-568-B y soporta velocidades gigabit Ethernet de 1000 Mbps. Está diseñado para transmisión a frecuencias de 100MHz, pero puede superarlos.

Como te hemos dicho, es el estándar más utilizado, por lo que poco a poco lo encontraremos en más instalaciones de hogares.

Cat 6

Cat 6 definida en TIA/EIA-568-B y usado en redes gigabit Ethernet a 1000 Mbps. Han sido diseñados para transmisión a frecuencias de hasta 250 MHz.

Este nuevo estándar es el se está empezando a utilizar en las instalaciones actuales, ya que las operadoras ofrecen conexiones de fibra cada vez más rápidas.

Cat 6a

Cat 6a es un paso más allá usado en redes 10 gigabit Ethernet o 10000 Mbps. Funcionan a frecuencias de hasta 500 MHz. Una versión mejorada de los cables Cat 6 al ofrecer un ancho de banda de 600 MHZ de tipo S/FTP para contar con el mejor recubrimiento para ofrecer una señal más estable.

Este tipo de cables ofrece velocidades de hasta 10 Gbps a distancias de hasta 100 metros, por lo que es perfecto para exprimir redes 10G de alto rendimiento.

Cat 7

Cat 7 suben el listón para funcionar a 600 MHz según la norma internacional ISO-11801 y se utilizan en redes 10 gigabit Ethernet. Dependiendo del cable podrás disfrutar de velocidades de conexión de hasta 10 Gbps a 100 metros de distancia, además de alcanzar los 40 Gbps a distancias cortas.

También hay los cables Cat 7A con frecuencias de 1000 MHz y conexiones de redes 10 gigabit Ethernet. Decir que estos cables destacan por su diseño plano para ofrecer un aspecto más premium y que es perfecto para hacer instalaciones ocultas.

Cat 8

Cat 8 es el nuevo estándar compatible con frecuencias 2000 MHz y velocidad de 40 Gbps o 40000 Mbps. Cuentan con el mejor recubrimiento para ofrecer unas velocidades de conexión reales de 40 Gbps a distancias de 100 metros o hasta 100 Gbps a distancias más cortas.

No obstante, todas esas velocidades son con el estándar actual y no con el recién anunciado. El nuevo estándar IEEE 802.3bz-2016 o 2.5G/5GBASE-T va a permitir velocidades de 2.5 Gbps en cables Cat.5e multiplicando así por 2.5 el máximo actual de 1 Gbps. Hasta ahora, para poder disfrutar de velocidades por encima de 1 Gbps era necesario recurrir a cables Cat.6a o 7, mientras que nuevo estándar ayudará a

Usos de las diferentes categorías

Como puedes ver hay diferentes tipos de cables de red, y cada uno tiene sus propios usos y beneficios en función de la velocidad de transmisión y la distancia máxima que pueden soportar. A continuación, vamos a ver los usos más comunes para cada categoría de cable de red.

  • Categoría 5: Es el cable de red más antiguo y más lento de todos los cables Ethernet. Pero si es cierto que es el menos costoso. Cat5 solo es capaz de soportar velocidades de transmisión de hasta 100 Mbps y una distancia máxima de 100 metros. Debido a estas limitaciones, Cat5 es adecuado para redes domésticas o para pequeñas empresas con un tráfico de red relativamente bajo.
  • Categoría 5e: Se trata de una versión mejorada de Cat5 y es compatible con las mismas especificaciones. En cambio, Cat5e es capaz de soportar velocidades de transmisión de hasta 1 Gbps y una distancia máxima de 100 metros. En este caso es adecuado para redes domésticas y pequeñas empresas con un tráfico de red moderado, pero ya no estaremos tan limitados.
  • Categoría 6: Este cable es capaz de soportar velocidades de transmisión de hasta 10 Gbps y una distancia máxima de 55 metros. Se utiliza principalmente para redes empresariales con un tráfico de red alto y una gran cantidad de dispositivos conectados.
  • Categoría 6a: Se trata de una versión mejorada de Cat6 y es capaz de soportar velocidades de transmisión de hasta 10 Gbps y una distancia máxima de 100 metros. Cat6a es el más adecuado para redes empresariales con un tráfico de red alto y una gran cantidad de dispositivos conectados. También es compatible con tecnologías de red de 40 Gbps y 100 Gbps.
  • Categoría 7: Estamos ante un cable capaz de soportar velocidades de transmisión de hasta 10 Gbps y una distancia máxima de 100 metros. Cat7 es adecuado para redes empresariales con un tráfico de red muy alto y una gran cantidad de dispositivos conectados. Por otro lado, Cat7 es compatible con tecnologías de red de 40 Gbps y 100 Gbps.
  • Categoría 8: Son los cables más adecuados para redes de alta densidad. Pueden soportar un mayor número de conexiones en un solo cable. Esto quiere decir que pueden ser utilizados en redes empresariales y centros de datos que requieren un alto rendimiento y una gran cantidad de conexiones.

Nuevos estándares

El cableado de red es uno de esos componentes que son vitales para las infraestructuras de hoy en día. Estos permiten la comunicación entre los dispositivos, para lo cual cada vez es más demandada la velocidad de transferencia y capacidades en general. En estos últimos años, hemos visto una evolución en este tipo de cableado de forma constante, en parte gracias a las nuevas tecnologías o mejoras en las velocidades y latencias de las transmisiones.  Es por esto que la evolución no cesa, ya que siempre tendremos alguna tecnología que mejore a la anterior.

Uno de los nuevos estándares de cableado, es el IEEE 802.3bt, o PoE++ de cuatro pares. Este permite la transmisión de la energía eléctrica y datos, en un solo cable de red Ethernet. Lo cual quiere decir, que los dispositivos conectados no van a necesitar fuentes de alimentación externas. Simplificando así las instalaciones, reduciendo los costes de las infraestructuras. Por otro lado, este estándar nos permite mayores potencias de salida, lo cual quiere decir que se pueden alimentar dispositivos que requieren más energía. Pueden ser cámaras de seguridad, o puntos de acceso inalámbricos.

Por otro lado, tenemos el estándar IEEE 802.3cd, el cual también es conocido como 50 GBASE-T. Este permitirá conexiones de datos, con velocidades de hasta 50 Gbps con un solo cable Ethernet. Lo cual es probable, que lo convierta en la alternativa más económica y práctica para muchas aplicaciones diferentes, que tengan la fibra óptica como eje central. Las empresas y organizaciones podrán actualizar sus redes con este tipo de cableado, sin que sea necesario realizar grandes inversiones económicas en tecnología de fibra óptica más costosa.

En conclusión, los próximos estándares de red apuntan a un aumento lógico en las capacidades. Así como en la simplificación de las infraestructuras. Todo esto es algo que aumenta su demanda de forma considerable, por lo cual es importante estar preparados. Especialmente cuando sabemos que es necesario para mantener las infraestructuras con un funcionamiento óptimo.

Nuevas categorías

Con el paso del tiempo, es de esperar que las tecnologías actuales se queden un poco cortas. Es por ello que la tecnología debe seguir avanzando, buscando obtener nuevos picos de rendimiento para alcanzar nuevas capacidades de comunicación. Y por ello también pasa el desarrollo de nuevas categorías de cableado. A pesar de que actualmente los cables de categoría 8 son los más avanzados, es muy razonable pensar que en el futuro tendremos algo superior. Lo cual ayude a abordar nuevas demandas por parte de los usuarios.

Una de las mejoras, siempre será la velocidad. Esto es algo que va implícito siempre que aparece una tecnología nueva. Los estándares del futuro, siempre buscarán aportar velocidades más altas. Adaptándose así a la creciente demanda, que incluso ya tenemos hoy en día. Pero también es un punto importante el tema de la distancia, donde será necesario llegar a más lugares. Que los cables sean capaces de alcanzar velocidades más altas con menor pérdida con la distancia, es uno de los retos del futuro probablemente. Sin olvidarnos de las frecuencias, donde un aumento de las mismas es lo que puede permitir que las velocidades sean más altas.

Las interferencias también son un problema, y esto es algo que seguro es una zona de mejora constante. A medida que las frecuencias y las velocidades de datos aumentan, también aumenta la necesidad de reducir de forma drástica las interferencias. Por lo cual puede ser que los cables del futuro dispongan de blindajes mejorados, junto con diseños específicos para minimizar la diafonía y otras formas de interferencias. Pero estas son solo algunas de las mejoras más previsibles, pero lo cierto es que con todos los avances que tenemos hoy en día, puede ser probable que incluso aparezca un nuevo estándar de comunicación o interconexión para las redes. Ya que estas van a multiplicar su tráfico con el paso de los años.

Tipos de conectores

Del mismo modo que nos podemos encontrar diferentes tipos de cable, nos podemos encontrar diferentes tipos de conectores. En este caso, no estamos hablando de diferencias demasiado grandes. Pero si tienen algunas con las cuales tenemos que contar a la hora de realizar una instalación, ya sea en casa o en el trabajo. Los tipos son los siguientes.

  • UTP (Unshielded Twisted Pai): Se trata del conector más sencillo de todos los que podemos encontrar. Están diseñados para utilizarse con los cables de par tranzado, y no cuentan con ningún tipo de blindaje. Esto hace que sean de bajo coste, y muy sencillos de utilizar. Por la contra, pueden producir más errores que los demás tipos de conectores. Sobre todo, porque tienen algunas limitaciones a la hora de lidiar con grandes distancias, ya que no tienen regeneración se señal.
  • STP (Shielded Twisted Pair): Diseñado para ser utilizado con los cables de par trenzado, pero este ya se encuentra blindado. Resulta más caro que la versión anterior, ya que cuenta con esa protección. Pero tiene otra ventaja, y es que puede tener una impedancia de 150 Ohmios.
  • FTP (Foiled Twisted Pair): De nuevo está diseñado para que se utilice con el cableado de par trenzado, pero ya cuenta con in blindaje global. Mejora considerablemente la protección frente a interferencias, y cuanta con una impedancia de 120Ohmios.
  • SFTP (Screened Fully Shielded Pair): En este caso, ya nos encontramos un cable especialmente diseñado para ser utilizado con una versión concreta del cable de par trenzado. Ya que este utiliza diferentes versiones debido a su protección metálica. De nuevo nos encontramos ante un conector que se encuentra blindado, y apantallado.

No todos ellos son recomendables para todas las redes. Dependiendo de donde sea necesario realizar la instalación, tendremos que ver cuál es la opción que más nos va a beneficiar.

¿Vale la pena comprar cables más caros y “modernos”?

El eterno debate sobre el cable que más nos conviene está lejos de terminar. Lo cierto es que los cables Cat 5e rinden perfectamente en un entorno actual con respecto al usuario doméstico al permitir conexiones de 1 Gbps sin problemas. Como sabemos, los operadores de fibra ofrecen actualmente 300 Mbps como modalidad más destacada, aunque es cierto que se empiezan a ver las primeras ofertas de 1 Gbps de velocidad.

Cable red 802

Además, debemos tener en cuenta que las tarjetas de red que tenemos en la actualidad, al igual que el equipamiento de red como el router o el switch, no son compatibles con velocidades de más de 1.000 Mbps, 1 Gbps o Gigabit Ethernet. Por esa razón, podemos estar muy tranquilos si tenemos en casa cableado Cat 5e o Cat 6, ya que nos va a durar muchos años si no cambia algo radicalmente.

¿Vale la pena utilizar cables mucho mejores?

Es posible que, entre todas las posibilidades, pensamos que lo mejor es siempre utilizar cables de la mayor categoría posible. Es decir, cables que pueden ofrecer muchas más capacidades de las que vamos a necesitar con nuestros equipos. Si bien es cierto que van a funcionar perfectamente, y no vamos a perder nada de calidad, es probable que resulten en gastos de dinero excesivos. Puesto que según la categoría es mayor, mayor será el precio que tendremos que pagar por él. A pesar de que no hablamos de precios demasiado altos.

Con cables de mayor capacidad, no vamos a experimentar mejoras significativas en el rendimiento de la red. Esto ocurre porque el cableado está diseñado para funcionar de una forma óptima, que se encuentra dentro de unos límites de longitud y capacidades. Debemos tener claro que la categoría del cableado es más una capacidad de transmisión y longitudes máximas. Por lo cual de ahí se sacan los precios, que son más altos a mayores categorías. Si utilizamos cableado que es muy largo o grueso, puede incluso ser complicado manejarlo y organizarlo en los entornos de trabajo y ocio que tenemos en casa.

Otro aspecto que se tiene que considerar, es la compatibilidad con los equipos que tenemos en casa. Si estos no son compatibles con las velocidades actuales, utilizar un cable mejor no va hacer que la red funcione mejor. En estos casos, las capacidades estarán limitadas por el propio dispositivo, a pesar de que el cable podría soportar cientos de veces esa capacidad.

Lo más importante, es que analicemos nuestro entorno de red y así conocer cuál es el cable que mejor se ajusta a nuestras necesidades. De este modo, obtendremos el rendimiento más óptimo, y no estaremos gastando un dinero que no va a hacer que nuestra red funcione mejor. Más bien, todos los dispositivos y componentes, deben ir en consonancia unos con otros.

Mejores marcas de cables de red

Como puedes ver elegir un cable de red, a pesar de que es un proceso sencillo, puede tener su complicación si buscamos el cable más adecuado para nuestras necesidades. Pero en el caso de que sepamos el cable que necesitamos, aún tendremos que ver cuál es la marca por la cual nos vamos a decidir. No todas son iguales, algunas son conocidas por tener una calidad mayor y otras menor. Algunos de los cables que siempre van a rendir bien, son los que se incluyen con los routers por ejemplo, siendo proporcionados por la propia marca. Pero hay muchos casos en los cuales la marca del dispositivo no vende los cables de forma individual, lo cual hará que nos tengamos que decantar por otras marcas.

Actualmente una de las marcas más utilizadas, es Amazonbasics. Este departamento de Amazon se caracteriza por disponer de una gran variedad de productos a precios muy accesibles. Entre ellos están los cables de red, que son de buena calidad y nos van a cumplir la función perfectamente. Por otro lado, nos podemos fiar de que vamos a tener las características que la marca nos dice que el cable tiene. Pero si buscamos una marca un poco más premium, podemos ir a por material de Belkin. Esta cuenta con una gran gama de productos electrónicos, y producen también cables de muy alta calidad. Lo cual hace de ella una marca muy reputada, donde incluso marcas como Apple dejan su sello de recomendación.

En todo caso, el mundo de las marcas de cables es muy grande. Pero lo más importante es disponer de un cable que sea de buena calidad, y donde tengamos las garantías de que todo va a funcionar de la forma adecuada siempre, y sin ningún tipo de sobresalto. Es posible que en algunos casos sea necesario invertir un poco más de dinero, pero cuando se trata de aprovechar la red, es bien invertido. Sobre todo, porque la mejora en la calidad de la conexión será evidente tras darle unos cuantos usos.

Fabrica tu propio cable

Aunque podemos encontrar cables prefabricados que podemos utilizar para conectar nuestros equipos con distancias más cortas, también podemos fabricarnos nuestro propio cable si queremos hacer una instalación de red. Para ello tendrás que planificar la instalación y necesitarás una serie de herramientas para que el cable funcione correctamente.

Instalar el cable

El primer paso será medir cuánto cable vas a necesitar. Mide la distancia desde el router hasta el punto donde quieres llevar el cable y ten en cuenta la altura de la pared para las medidas si no quieres que el cable se quede corto. Una vez ya sabes los metros que te van a hacer falta, necesitarás algunas herramientas como una guía pasacables, gel lubricante y cinta. Utiliza la guía pasacables para llegar de un extremo al otro del canalizado e introducir el cable por él. Si observas que el canalizado está demasiado saturado y cuesta pasar la guía, puedes utilizar un poco de gel lubricante para facilitar el paso de la herramienta y además, así evitarás la abrasión de los cables al tirar de ella.

Además de las herramientas que hemos dicho, también necesitarás un juego de destornilladores para abrir registros o tomas de pared y unas tijeras para cortar y pelar el cable de red.

Ten precaución con los registros y canalizados que utilices. Evita utilizar los tubos con cables de luz ya que, además de suponer un riesgo para tu salud, en la instalación puede producir diafonía e interferencias en el cable si no tiene un apantallamiento lo suficientemente robusto. Para evitar esto, utiliza el canalizado dedicado a telecomunicaciones en el que solo hay cable de fibra, de teléfono o de antena.

Crimpar el cable

Una vez hayas instalado el cable por el canalizado, llega la hora de crimpar las puntas para fabricar los conectores. Para ello necesitarás saber el código de colores. El más utilizado para este tipo de conexiones es el T-568B y deberás tener en cuenta que los dos extremos deben tener el mismo orden en los hilos del conector para que funcione correctamente. En primer lugar, deberás quitar la cobertura exterior del cable utilizando las tijeras. Verás que al quitar esta capa exterior, quedan 8 cables finos trenzados en el interior. Destrénzalos, estíralos con cuidado de no partirlos y ordénalos según el código de colores. Una vez estén ordenados, deberás cortarlos con la misma longitud. Para ello puedes utilizar las tijeras o el utensilio de corte de la propia crimpadora. Por último, utiliza la crimpadora para crimpar los conectores al cable y comprueba que funciona correctamente conectándolos al router y al ordenador o probándolo con un tester o comprobador de cable LAN.

Importancia de usar cables de buena calidad

Utilizar cableado de red de buena calidad, es algo muy importante de cara a poder garantizar una conexión de red estable, que sea segura, y que aproveches todas las cualidades de nuestra conexión a internet. Si estos son de mala calidad, pueden llegar a ocasionarse algunos problemas en la red, como conexiones lentas e inestables, interferencias, pérdida de datos, entre otros. Por lo cual, siempre debemos asegurarnos de que los cables que estamos utilizando nos ofrecen la velocidad de transferencia adecuadas. Por lo general estos están fabricados con materiales de alta calidad, y que cuentan con una estructura más adecuada para la transmisión de datos. También suelen estar blindados, lo cual ayuda a reducir las interferencias, y poder evitar de este modo, la pérdida de datos o la ralentización de la red.

Por otro lado, con cableado de buena calidad nos podremos asegurar una conexión segura y estable. De este modo, estaremos utilizando hardware que es menos propenso a tener fallos, y por lo cual a que pueda ser manipulado. Lo cual supone un gran riesgo para nuestra seguridad en Internet, donde la privacidad de nuestros datos se puede ver muy afectada. Pero esto es algo que también va afectar a la durabilidad de los mismos. Cuando estamos utilizando material de buena calidad, por lo general son productos que han pasado diferentes pruebas de durabilidad. Por lo cual, es algo que a la larga nos saldrá barato, ya que son menos propensos a tener daños físicos. Bien sea por movimientos o rozaduras. Cosas que afectan a la calidad de la red.

Por último, es importante destacar, que, si se trata de entornos de red en empresas, es obligatorio utilizar cableado de buena calidad. Esto es porque existen normas a la hora de realizar las instalaciones de red, las cuales exigen a las empresas a seguir algunas normas para realizar todo tipo de instalaciones. Por lo cual tendremos que hacer todo lo necesario para que se cumplan esas normas.

Como habrás podido comprobar, las diferencias entre los diferentes tipos de cables son bastante notables, por lo que debes elegir con cuidado el que mejor se adecúe a tus necesidades. Para la instalación de tu casa, te recomendamos un cable Cat 7, ya que la diferencia con respecto al precio con un Cat 5e es mínima y tendrás un cable mucho más rápido, sin duda la opción más habitual en los hogares españoles que disfrutan de una buena conexión de fibra.

Archivado en

Deja tu comentario

Pascual Mora dijo el 04/07/2018 a las 22:31h:
Mi velocidad no llega a la que me corresponde
Pascual mora dijo el 04/07/2018 a las 22:33h:
Me falta velocidad
Nacho1605SebasDeS dijo el 09/10/2018 a las 21:25h:
Muy interesante, tengo un cable ethernet pero no c que especificacion para mi consola de videojuegos y se laggea a veces, por eso vine buscando esto
Pepe dijo el 31/12/2020 a las 20:22h:
Yo tampoco lo entiendo, la red de mi casa va 4 veces más rápido de lo que deberia y no sé que hacer para frenarla.
Carlos Ricord dijo el 16/06/2021 a las 11:00h:
Debemos dejar preguntas específicas y que la respondan lo patrocinadores. Sin respuesta es todo un vacío nuestro comentario.
José Nicolás Cortes dijo el 11/09/2021 a las 10:06h:
Con cable Ethernet cat.6 exterior, que longitud máxima se podría instalar para las velocidades y parámatros que se indica en el articulo?