Cómo asociar una IP fija a un ordenador desde el router

Para facilitar la conexión entre nuestro router y los dispositivos (ordenadores, móviles, etc), todos los routers del mercado incluyen un servidor DHCP. Este “Dynamic Host Configuration Protocol“, o “Protocolo de configuración dinámica de host” permite al router configurar una IP fija o dinámica a todos los ordenadores y dispositivos que se conecten a él de forma automática sin que el usuario tenga que hacer nada para ello.

El servidor DHCP asigna las IPs en función a una serie de reglas que podemos personalizar y se encargará de configurar:

  • La dirección IP.
  • La máscara de subred.
  • La puerta de enlace, o IP del router de salida a Internet.
  • Los servidores DNS.

La mayoría de los routers domésticos configuran las IPs dentro de la red 192.168.1.x o 192.168.0.x, una máscara de subred 255.255.255.0, la IP del propio router como puerta de enlace y los DNS propios del operador que nos proporciona la conexión a Internet.

La mayor parte de los routers (aunque no todos) permiten al usuario reservar una serie de direcciones IP de manera que estas puedan ser estáticas, fijas siempre evitándonos tener que configurar manualmente el ordenador y que, por error, nuestra IP pueda ser asignada a otro dispositivo de la red, asociando a él las configuraciones propias (puertos, por ejemplo) y perdiendo nuestro equipo dicha configuración.

Para poder reservar una dirección IP privada, lo único que necesitamos es la dirección MAC (también llamada dirección física) del ordenador o dispositivo que queremos reservar. En el caso de usar un sistema Windows, podemos averiguarla tecleando en una ventana de MS-DOS:

  • ipconfig /all

Dirección MAC o física de un PC

Cómo asignar una IP fija a un equipo según su MAC

Una vez tenemos apuntada la MAC, abrimos la configuración del router accediendo a su IP desde nuestro navegador y debemos buscar el apartado de configuración del DHCP que, dependiendo routers y modelos, puede estar en distintos sitios de la configuración, pero, por lógica, debería estar junto al resto de opciones de configuración de la red LAN.

A partir de aquí, los apartados pueden variar. En el caso de nuestro router, el servidor DHCP tiene dos partes. La primera de ellas es la configuración general del mismo, desde donde podemos configurar la IP del router (o puerta de enlace), los DNS, el tiempo de reserva de una IP (tras el cual la IP quedará libre y podrá ser asignada a otro PC) y, muy importante, la primera y la última IP que podrá asignar el DHCP.

Esto último es importante ya que las IPs que reservemos en el DHCP deben estar dentro de dichos rangos ya que, de lo contrario, no las podrá asignar. Por ejemplo, si nuestro DHCP puede asignar IPs entre 192.168.1.2 y 192.1.99 e intentamos reservar la IP 192.168.1.100, esta no podrá ser asignada.

Aquí también veremos las IPs asignadas a cada dispositivo de la red.

Configuración DHCP router

Algunos routers permiten reservar las IPs desde este mismo apartado, sin embargo, otros tienen un apartado específico, conocido como “DHCP Binding” desde el cual realizar estas reservas de direcciones.

Reserva de IPs en DHCP con IP fija

Como podremos ver, en este apartado tendremos tanto un apartado donde introducir la MAC o dirección física y la IP fija que se asignará siempre a dicha MAC como una lista con todas las IPs ya asignadas. En el caso de querer añadir una, solo necesitemos introducir la MAC en su cuadro correspondiente e indicarle la IP que reservaremos.

Una vez introducido reiniciamos el router de manera que todos los equipos que se conecten de nuevo a él reciban una IP nuevo, salvo aquellos que hayamos reservado, quienes recibirán siempre la IP asignada.

Noticias de última hora

Qué puede afectar a la velocidad del Wi-Fi y cómo evitarlo

Qué puede afectar a la velocidad del Wi-Fi y cómo evitarlo

Son cada vez más los usuarios que utilizan las redes inalámbricas para conectarse a Internet. El motivo principal es que cada vez hay más dispositivos adaptados y las necesidades se amplían. Sin embargo, la conexión Wi-Fi no es tan estable como podría ser la alámbrica. Hay diferentes factores que pueden poner en riesgo el disponer […]