La velocidad de conexión más rápida del mundo se encuentra en Japón

La velocidad de conexión más rápida del mundo se encuentra en Japón

La velocidad de nuestro Internet es uno de los asuntos que más nos preocupan actualmente. Convivir con una conexión lenta puede suponer un suplicio para muchos, especialmente para los teletrabajadores que dependan de conexión a Internet constantemente para realizar su jornada laboral. En el caso de contar con una consola, descargar la enorme cantidad de GB que ocupan los videojuegos hoy en día puede ser un martirio si queremos estrenar el juego que acabamos de adquirir. En Japón han sido conscientes de los problemas que puede suponer esta cuestión y, por ello, han logrado alcanzar la velocidad de conexión más rápida del mundo como informan desde Interesting Engineering.

Unos ingenieros japoneses han destrozado el récord anterior establecido hace prácticamente un año y que alcanzaba los 178 Tb/s. Según un documentado presentado en la Conferencia Internacional de Comunicaciones por Fibra Óptica la velocidad de conexión que ha logrado esta transmisión de datos ha sido de 319 Tb/s, consolidándose como un nuevo récord mundial que es incluso casi el doble que el anterior. Esto ha sido posible a través de una línea de fibras de más de 3.000 km de longitud. Una soberana barbaridad.

Una infraestructura ya existente

Y, ojo, porque es compatible con la infraestructura de cable actual. De hecho, este récord se ha conseguido con una infraestructura de fibra óptica que ya existe, aunque con algunos complementos y ajustes más avanzados. El equipo de investigadores utilizó para esta hazaña cuatro núcleos, que son, más bien, tubos diminutos de vidrio que se encuentran dentro de las fibras que transmiten los datos. Lo curioso es que lo habitual es usar un único núcleo. Tras ello las señales se dividen en varias longitudes de onda que son enviadas de manera simultánea, empleando de esta manera una técnica que es conocida como multiplexación por división de longitudes de onda.

Fibra

Este sistema inicia su proceso de transmisión con un láser de peine de 552 canales que es disparado a varias longitudes de onda. Después se envía a través de una modulación de polarización dual de forma que algunas longitudes de onda van antes que otras, generando así múltiples secuencias de señales. Los datos transmitidos llegan a unos amplificadores ópticos que potencian la señal.

Lo importante es que esta fibra de cuatro núcleos posee el mismo diámetro que la convencional de un solo núcleo, esto permite que el revestimiento protector la rodee completamente. Esto quiere decir que introducir esta nueva metodología será más sencilla que otras opciones tecnológicas actuales.

Esto es algo emocionante, ya que, de manera más práctica, una velocidad de conexión de 319 Tb/s permitiría la descarga de más de 5.000 películas en solo un instante. Estamos a punto de adentrarnos en un nuevo avance tecnológico que podrá suponer un cambio de vida radical debido a la instantaneidad que provoca esta alucinante velocidad. Todavía falta mucho para que podamos disfrutar de velocidades de este calibre, pero no hay ninguna duda de que con el paso de los años venideros la velocidad de conexión aumentará sucesivamente.

Archivado en
Conexiones

Deja tu comentario