¿Necesito un cable nuevo para que la fibra vaya rápida?

¿Necesito un cable nuevo para que la fibra vaya rápida?

Para que una conexión de Internet funcione correctamente son muchos los factores que entran en juego. Por un lado vamos a tener que disponer de un router en condiciones, que sea actual y no cuente con ningún fallo. También es esencial cuidar las redes inalámbricas, en caso de que nos conectemos por Wi-Fi. Los dispositivos que utilicemos para navegar van a tener que contar con una tarjeta de red adecuada, deben estar actualizados y libres de amenazas para funcionar lo mejor posible. Pero hay algo que en ocasiones puede pasar desapercibido para los usuarios: el cable de red. ¿Es necesario tener un cable nuevo para que la fibra óptica vaya mejor?

¿Qué cable es necesario para la fibra óptica?

Puede ocurrir que un usuario pase de ADSL a fibra óptica y se encuentre con la duda de si el mismo cable de red que estaba utilizando va a servir ahora. Puede que incluso tuviera una instalación en casa para conectarse de forma alámbrica desde otros lugares.

Es importante saber que el cable que utilicemos es fundamental para la velocidad de Internet. Por mucha fibra óptica de máxima velocidad que tengamos contrata, aunque tengamos el mejor router del mercado y el mejor ordenador, todo esto puede ser inútil si estamos utilizando un cable antiguo o en mal estado.

Por tanto debemos indicar que sí, que es posible que haga falta un nuevo cable para que la fibra óptica vaya mejor. Eso sí, hay que remarcar que si tenemos una fibra óptica de 100 Mbps podría valer versiones antiguas que están limitadas precisamente a esa velocidad. Ahora bien, ¿qué cable vamos a necesitar?

fibra

Cable para fibra de más de 100 Mbps

Vamos a partir de que nuestra fibra óptica es de más de 100 Mbps. ¿Por qué decimos esto? Hay que diferenciar entre Fast Ethernet y Gigabit Ethernet. La primera tecnología, la que soportan los cables más antiguos, así como los routers y tarjetas de red más antiguas, solo admiten hasta 100 Mbps. En cambio la tecnología Gigabit Ethernet permite hasta 1 Gbps, es decir, 1000 Mbps. Esto es lo que necesitamos si tenemos contratada fibra óptica de 300 o 600 Mbps, por ejemplo.

Volviendo al tema del cable que necesitamos para que la fibra vaya bien, es necesario que sea al menos categoría 5E. No hay que confundirlo con la categoría 5, que únicamente admite 100 Mbps. También, lógicamente, podemos optar por versiones superiores como la categoría 6 o 7.

Estos cables nos permiten alcanzar velocidades superiores a los 100 Mbps y llegar incluso a 1 Gbps, que en la actualidad es lo máximo que podemos lograr contratando fibra óptica en España.

Muchos usuarios tienen el problema típico de que contratan fibra óptica de 300 Mbps, por ejemplo, hacen un test de velocidad y no les sale más de 100 Mbps. Creen que puede tratarse de un problema de la compañía, del ordenador o del router. Sin embargo en muchos casos se trata simplemente del tipo de cable que estemos utilizando. Bien puede ser que esté dañado o bien, como hemos visto, que se trate de una versión antigua. Podéis ver un artículo donde hablamos de la importancia de actualizar la tarjeta de red.

ethernet router

Cables más utilizados en la actualidad

Podemos decir que actualmente los cables más utilizados, los que vamos a encontrar más frecuentemente, son de categoría 5, 5E, 6, 6a y 7. Lógicamente cada versión es superior a la anterior y eso se traduce en mejores prestaciones. Eso sí, también el precio va a aumentar.

Hemos visto que la categoría 5 difícilmente va a servirnos para lograr la máxima velocidad de fibra óptica (salvo que tengamos contratados solo 100 Mbps). Partimos por tanto de que al menos vamos a necesitar un cable de categoría 5E.

Ahora bien, no todo es velocidad. Es decir, no todo es conectar un cable del router al ordenador a medio metro de distancia. Posiblemente queramos hacer una instalación completa en nuestro hogar para, por ejemplo, conectar un ordenador desde un punto muy lejano. No queremos que pierda velocidad o que sea lo mínimo posible. Y sí, aquí entra en juego también el tipo de cable.

Si tenemos contratada una conexión de máxima velocidad a 1 Gbps y además tenemos varios dispositivos conectados y hacemos un uso intensivo, podemos tener problemas con un cable 5E si nos conectamos desde muy lejos. Estos cables están capacitados para ofrecer hasta 1000 Mbps en condiciones óptimas, pero la distancia afecta.

Cable de categoría 6, ideal para grandes distancias

En estos casos nuestro consejo es utilizar al menos un cable de categoría 6. Están diseñados para lograr velocidades de hasta 10.000 Mbps. Vale, ahora mismo eso no lo vamos a utilizar, pero ya tenemos una garantía de cara al futuro y sobre todo de cara a esos equipos que vamos a conectar a una larga distancia y que se vean afectados mínimamente.

A partir de aquí podemos subir a cables de categoría 6a o 7. Ambos ofrecen una velocidad máxima superior, así como una distancia mayor. Pero claro, son más caros. ¿Merece la pena utilizar este tipo de cables? Posiblemente para los usuarios domésticos no sea necesario y baste con los anteriores.

En definitiva, el cable que elijamos para nuestra fibra óptica va a marcar también la velocidad y calidad de la señal. Debemos tener esto en cuenta si por ejemplo nos planteamos utilizar un cable Ethernet que tengamos de una antigua conexión ADSL.

Archivado en
Conexiones

Deja tu comentario