Por qué el 5G va a tener problemas de seguridad

Por qué el 5G va a tener problemas de seguridad

El 5G es la tecnología móvil que va a marcar la próxima década. Es muy esperado por usuarios de todo el mundo ya que va a traer diferentes mejoras que van a formar parte de nuestro día a día. Ahora bien, también hay que indicar algunos aspectos negativos. En este artículo nos hacemos eco de un informe que muestra por qué el 5G va a traer problemas de seguridad, al menos al principio.

La seguridad va a ser un problema en el 5G al inicio

Uno de los aspectos más importantes para cualquier usuario al navegar por Internet es la seguridad. Son muchos los factores que pueden afectar a nuestros equipos y dispositivos. Muchos tipos de ataques, vulnerabilidades que pueden ser explotadas, fallos que cometemos al navegar, etc.

En este sentido, el 5G cuenta con algunas vulnerabilidades heredadas del 4G. Al menos en los inicios van a compartir infraestructuras en muchos casos. Esto hace que esos fallos antiguos sigan estando presentes en esta nueva tecnología y provoquen que, al menos al principio, no sea tan seguro como nos gustaría.

Un grupo de investigadores de seguridad habla del sistema de señalización SS7, que lleva desde hace décadas y es uno de los protocolos que puede causar problemas. Los atacantes podrían hacer uso de este protocolo para atacar.

Se espera que la tecnología inalámbrica de próxima generación represente el 21% de todas las inversiones en infraestructura inalámbrica durante 2020. Se están llevando a cabo pruebas piloto y lanzamientos oficiales en todo el mundo, a pesar de la interrupción causada por todo lo relacionado con la pandemia, y muchos proveedores ahora ofrecen dispositivos compatibles con 5G en preparación para las transiciones de 4G a 5G. Cada vez son más los móviles compatibles.

Ahora bien, pese a que la inversión sobre el 5G está siendo muy grande, la seguridad parece ser que no está del todo presente. Existen tecnologías, protocolos y estándares de telecomunicaciones que cuentan todavía con enormes agujeros para que los ciberatacantes los exploten.

Recientemente ha tenido lugar el Black Hat Asia. Allí, el experto en seguridad de Positive Technologies, Sergey Puzankov, destacó cómo los problemas que hay en el protocolo SS7 todavía afectan a la industria de las telecomunicaciones.

Las redes 5G no tendrán un impacto real

Un protocolo con décadas

Hay que indicar que el estándar de la industria del Sistema de Señalización 7 (SS7) y el conjunto de protocolos se desarrollaron en 1975 y no ha avanzado mucho desde esa década. Esto también afecta lógicamente al apartado de seguridad. En 2014, la firma de ciberseguridad reveló fallos de seguridad explotables en el protocolo que podrían usarse para realizar ataques que van desde la interceptación de llamadas telefónicas hasta eludir la autenticación de dos factores.

Pero este no es el único estándar que va a continuar en el 5G. Es esta mezcla de tecnología lo que puede dar lugar a problemas de seguridad que pueden ser explotados por los piratas informáticos para llevar a cabo sus ataques.

Los proveedores son conscientes de estos problemas y han implementado varias medidas de seguridad para tratar de proteger sus redes, incluidos firewalls de señalización, evaluaciones y auditorías de seguridad frecuentes, así como la implementación de IDS de señalización y enrutamiento doméstico de SMS.

Han demostrado diferentes escenarios en los que se podrían interceptar una llamada, SMS y comprometer así la privacidad de los usuarios.

Esto, al menos sobre el papel, podrá evitarse cuando las redes 5G sean totalmente autónomas y no dependan de la tecnología heredada de las redes anteriores, como el 4G o 3G. Sin embargo para que eso ocurra aún queda tiempo.

El 5G traerá importantes mejoras

No hay dudas de que el 5G va a traer importantes mejoras al día a día de los usuarios. Uno de ellos va a ser la velocidad de Internet. Tener una mayor capacidad para descargar y subir archivos va a permitir que aparezcan también nuevas herramientas y aplicaciones.

Pero algo muy importante va a ser la latencia. El 5G ofrece un ping casi inexistente. Esto es muy importante para el Internet de las Cosas, la tecnología que estará presente en los próximos años a nivel de usuarios en todos los hogares, más aún de lo que ya está. Muchos aparatos van a requerir de una latencia mínima para poder funcionar correctamente. Además es importante para realizar videollamadas.

También traerá cambios en la cobertura. Ofrecerá una mayor capacidad en interiores, algo que mejora considerablemente al 4G. No tendremos tantos problemas para conectarnos dentro de un edificio y poder tener la mejor velocidad posible.

En definitiva, el 5G de primeras puede tener ciertos problemas de seguridad. No obstante son muchas las ventajas que va a incorporar en el día a día de los usuarios. Habrá que esperar hasta que sea una tecnología totalmente autónoma y no cuente con esas vulnerabilidades del 4G y otras redes anteriores.

Archivado en
5G

Deja tu comentario