Por qué un viejo router es un problema

Por qué un viejo router es un problema

El router es una pieza fundamental en nuestras conexiones. Es el dispositivo que nos permite conectarnos y navegar por la red. Todos los usuarios cuentan con uno en su hogar si disponen de Internet, ya sea fibra óptica o ADSL. Tenemos un gran abanico de posibilidades, con muchos tipos de routers diferentes, algunos más orientados para jugar online, conectividad inalámbrica, antenas externas o no, doble banda… Sin embargo en ocasiones contamos con dispositivos que tienen ya un tiempo. En este artículo vamos a explicar por qué es un problema tener un router antiguo.

La importancia de contar con un buen router

Hay que tener en cuenta la importancia de contar con un buen router. Es, como hemos indicado, el dispositivo más importante para conectarnos a Internet. Es el aparato que todos utilizamos para conectar nuestros dispositivos.

Si estamos haciendo uso de un equipo en mal estado, que cuente con problemas, va a causar que la velocidad de Internet sea mala, que haya problemas de estabilidad, cortes y, en definitiva, que el funcionamiento no sea el más óptimo.

Esto puede ocurrir si tenemos un aparato antiguo, que no cuenta con las últimas versiones instaladas o que tiene problemas de algún tipo. A veces es conveniente optar por adquirir uno nuevo y evitar este tipo de problemas que puedan suponer un riesgo no solo para la seguridad, sino también que afecte al buen funcionamiento.

Por qué un router viejo es un problema

Vamos a explicar algunos motivos por los cuales contar con un router antiguo puede suponer un problema. La idea es mantener siempre la seguridad, tener conexiones estables y con buena velocidad. Esto a veces es complicado si estamos utilizando un aparato más antiguo.

Seguridad

Sin duda uno de los problemas más importantes de utilizar un router antiguo es la seguridad. Muchos dispositivos antiguos, no solo routers, pueden tener vulnerabilidades que son aprovechadas por los piratas informáticos para llevar a cabo sus ataques. Estos fallos pueden ser explotados y poner en riesgo la seguridad de nuestros dispositivos y también nuestra privacidad.

Si tenemos un router antiguo es muy importante que mantengamos siempre las actualizaciones disponibles. Pero claro, en ocasiones podemos encontrarnos con equipos obsoletos que ya no reciben parches de seguridad. Puede que cuenten con vulnerabilidades que nunca son resueltas.

Seguridad de una página web

Aprovechar la máxima velocidad

Otro problema importante de un router antiguo es que no vamos a tener la máxima velocidad si nos conectamos por Wi-Fi. Es una realidad que la tecnología ha mejorado mucho en los últimos tiempos, especialmente en las conexiones inalámbricas. Los estándares más actuales no están disponibles en los routers de hace unos años.

Por tanto podemos decir que no aprovecharíamos la máxima velocidad de nuestra conexión si disponemos de un router antiguo y que no cuente con esos estándares modernos. Podríamos tener problemas al navegar desde dispositivos móviles.

Problemas de estabilidad

También hay que tener en cuenta los problemas de estabilidad. La conexión a Internet no es simplemente tener una buena velocidad, sino que es vital contar con una buena calidad y estabilidad.

Según el dispositivo que tengamos podemos tener mejor estabilidad. Podemos disfrutar de una navegación sin cortes, sin problemas de conectividad entre dispositivos. Por ello es conveniente tener en cuenta la posibilidad de adquirir un equipo nuevo si vemos que notamos problemas de este tipo.

Capacidad inalámbrica

Los routers modernos cuentan con una mayor capacidad inalámbrica. Hablamos de poder conectarnos desde una mayor distancia, ofrecer conexión con una mejor velocidad y calidad sin necesidad de conectarnos por cable.

El hecho de disponer de un router antiguo puede significar que la capacidad inalámbrica sea muy inferior. Volvemos a los estándares Wi-Fi, por ejemplo. Nuestro viejo dispositivo puede no tener las versiones más actuales.

Más funciones

Un último inconveniente de tener un router viejo es que no podemos optar a un gran abanico de funciones. Normalmente los routers más modernos tienen más funciones, opciones para configurar y, en definitiva, posibilidades para los usuarios.

Si estamos utilizando un router antiguo estaremos más limitados en todo esto. No podremos utilizar ciertas configuraciones como crear una red de invitados, así como también otras funciones que mejoren el rendimiento.

En definitiva, contar con un router antiguo puede ser un problema importante para los usuarios. Conviene tener esto en cuenta y tantear la posibilidad de adquirir uno nuevo siempre que veamos que podemos sacar provecho, queramos mejorar la seguridad y tener más funciones. Os dejamos un artículo donde hablamos de cómo elegir un nuevo router.

Archivado en
Banda Ancha

Deja tu comentario