Usos que puedes darle a tu router viejo

Usos que puedes darle a tu router viejo

El router es uno de los dispositivos más presentes en los hogares españoles. Es una pieza fundamental para que podamos navegar por la red. Hay que tener en cuenta que con el paso del tiempo han ido cambiando en cuanto a seguridad, calidad y también funciones. Esto hace que en ocasiones nuestro aparato se quede obsoleto. También puede ocurrir que cambiemos de operadora y nos den uno nuevo. ¿Qué hacemos con el viejo? En muchos casos pasan al olvido. En este artículo vamos a hablar de algunos usos para nuestro viejo router.

Qué hacer con un router viejo

Esta es la pregunta que a veces se hacen los usuarios que cambian de router: ¿tiro el viejo o realmente sirve para algo? Lo cierto es que cambiar de router no es tan común como por ejemplo cambiar de móvil. Es algo que todos hemos hecho varias veces, pero pueden pasar años hasta que obtenemos uno nuevo.

La respuesta que podemos dar es que sí, que realmente un router viejo sirve para algo. Podemos darle muchos usos interesantes. Eso sí, dependerá del modelo que tengamos, de los años que tenga y por supuesto del estado en el que se encuentre. De nada nos sirve tener un router viejo que no funciona o tiene problemas que hagan que su funcionamiento no sea óptimo.

Vamos a partir de que tenemos un router que ya no utilizamos porque hemos comprado otro o nos hemos cambiado de compañía, pero que ese router realmente funciona con normalidad. De esta forma podremos darle un uso como vamos a ver. Tenemos diferentes opciones que pueden ser muy interesantes.

Seguridad de un router viejo

Crear un servidor

Uno de los usos que podemos darle a un router viejo es crear un servidor NAS. Básicamente consiste en conectarle un disco duro por USB y que esté disponible siempre en la red. Así podremos acceder al contenido que guardemos desde cualquier otro lugar.

El almacenamiento en la nube es algo que está cada vez más presente entre los usuarios. Una manera de crear copias de seguridad y poder acceder a los archivos desde cualquier lugar y desde cualquier dispositivo.

Usarlo como amplificador

Por supuesto también podemos utilizarlo como amplificador. De esta forma podremos conectarnos desde otros lugares de la vivienda. Es un uso que puede mejorar la velocidad de Internet cuando nos conectemos desde rincones donde la cobertura Wi-Fi no es la mejor.

Ya sabemos que contar con una conexión inalámbrica fiable y rápida es algo que valoran mucho los usuarios. Tenemos muchos tipos de dispositivos que pueden mejorar la señal, como son PLC, repetidores o sistemas Mesh. También podemos utilizar un router viejo para ello. Así solucionamos los típicos problemas para poder tener una buena velocidad si nos conectamos lejos del punto de acceso, además de ofrecer también un puente para otras zonas del hogar.

Probar sistemas y configuraciones

Nuestro viejo router lo podemos utilizar de “cobaya”. Podemos instalarle un firmware diferente, probar sistemas y realizar pruebas que no haríamos con el router principal para evitar problemas. También podemos tocar la configuración, realizar pruebas para exprimir al máximo los recursos, etc.

Un router ofrece una gran cantidad de opciones. Sin embargo no todas ellas pueden venir bien a los usuarios. Hay que tener cuidado de no comprometer el rendimiento y no tener problemas de ningún tipo. De lo contrario podríamos afectar a los dispositivos que haya conectados a esa red.

Crear una VPN

Un uso también interesante es el de crear una VPN con nuestro router viejo. Esto es algo que puede otorgarnos privacidad a la hora de navegar por la red y acceder desde fuera de nuestra vivienda, por ejemplo. Es un tipo de servicios que cada vez está más presente en el día a día de los usuarios. Tenemos un amplio abanico de opciones en este sentido.

Ya sabemos que hay VPN que podemos utilizar a nivel de software pero también podemos utilizar un dispositivo físico como es un router. Es muy útil para proteger nuestros datos cuando nos conectemos desde lugares públicos que no sean seguros. Nuestra conexión va a pasar a través de nuestro router, logrando que la conexión sea más privada.

Usarlo como red de invitados

También podemos crear una red para invitados a través de este router viejo. Es cierto que cualquier router moderno tiene la opción de crear una red alternativa para invitados. Sin embargo al utilizar otro equipo podremos crear otra red diferente. Así podremos mejorar también nuestra seguridad.

La privacidad es un factor muy importante para los usuarios, de ahí que haya muchas herramientas para preservar nuestros datos e información personal. También podemos hacer uso de funciones de este tipo para intentar mejorar siempre la seguridad.

Realizar pruebas de seguridad

Un viejo router lo podemos usar para realizar pruebas. Por ejemplo si queremos probar un firmware que pueda ser inseguro o ver hasta qué punto la protección es la adecuada. Muy útil para el hacking ético. A fin de cuentas se trata de un aparato que no vamos a necesitar, que podemos prescindir de él en caso de que surja algún problema y deje de funcionar correctamente. No vamos a quedarnos sin conexión.

Por tanto, usar este tipo de aparatos para realizar diferentes pruebas puede ser muy interesante. Es darle una segunda vida antes de tirarlo. Podemos probar lo que no nos atrevemos con el router principal, ya que podríamos quedarnos sin conexión en caso de tener algún problema importante.

Convertirlo en un switch

Una última opción que tenemos es la de convertirlo en un switch. La mayoría de routers tienen únicamente cuatro puertos Ethernet. Lo normal es que con esos tengamos suficiente, más aún si tenemos en cuenta que la mayoría de las conexiones hoy en día son a través de las redes inalámbricas.

Sin embargo para cuando nos quedemos sin puertos suficientes una solución suele ser la de adquirir un switch. De esta forma podremos conectar otros equipos en red. Ahora bien, si tenemos un router viejo podemos utilizarlo para ello y ahorrar dinero.

En definitiva, estos son algunos usos interesantes que podemos darle a un viejo router. Siempre que adquiramos un nuevo aparato de este tipo debemos tener en cuenta que es posible reciclar el anterior y poder utilizarlo para algo que nos sirva realmente. A este tipo de aparatos le podemos dar muchos usos, como hemos visto. Desde realizar pruebas para evitar problemas hasta incluso llegar a convertirlo en otro equipo muy diferente, como un servidor NAS.

Archivado en
Banda Ancha

Deja tu comentario