Pasos para configurar un router nuevo desde cero

Pasos para configurar un router nuevo desde cero

El router es sin duda una pieza fundamental para conectarnos a Internet. Es un aparato imprescindible y que todos tenemos en nuestro hogar si tenemos contratada una conexión. Existen muchos modelos, como sabemos. Normalmente la operadora nos proporciona uno gratuito. Ahora bien, otra opción que tenemos es la de adquirir un router superior. Puede que necesitemos una mayor cobertura inalámbrica, contar con más velocidad o capacidad. En este artículo vamos a explicar qué pasos hay que dar para configurar un router desde cero.

Pasos para configurar un router nuevo

Cuando compramos un router nuevo hay que tener en cuenta que debemos dar una serie de pasos iniciales. De esta forma podremos comenzar a navegar por Internet y conectar los diferentes dispositivos. Hay que prestar atención especialmente a la seguridad, ya que es un factor fundamental y que no debemos pasar por alto.

Conectar correctamente los cables y dispositivos

Lo primero que tenemos que hacer lógicamente es conectar todos los cables del router correctamente. Debemos enchufarlo a la corriente, conectar el cable de red, teléfono, así como los diferentes cables para los ordenadores que tengamos conectados.

Esto es básico y será lo primero que haremos para comenzar a poner en marcha nuestro nuevo router. Antes de entrar en él esperaremos unos minutos para que esté completamente encendido y operativo.

Acceder al panel de control del router

El siguiente paso será acceder al panel de control del router. Desde aquí podremos modificar los diferentes valores que vamos a cambiar posteriormente y entrar en la configuración, algo básico para el buen funcionamiento del dispositivo y preservar siempre la seguridad.

Para entrar al router dependerá del modelo que tengamos, pero lo normal es acceder mediante 192.168.1.1. El nombre de usuario y contraseña suele ser genérico del tipo admin, admin o 123, 123. Tendremos que mirar en la caja del aparato o buscar por Internet para saber exactamente cuáles son las credenciales para acceder.

Cambiar todos los valores de fábrica

Una vez estemos dentro del router lo que tenemos que hacer es cambiar todos los valores de fábrica. Aquí podemos incluir el nombre de la red Wi-Fi, por ejemplo. Normalmente aparecerá el nombre del router o algún indicativo. Lo interesante es poner algo genérico, que no nos relacione y de esta forma preservar la privacidad.

También vamos a cambiar la clave de acceso al router, lo que utilizamos anteriormente para entrar. Es importante no dejar nunca las credenciales que vienen de fábrica, ya que de lo contrario pondríamos en riesgo la seguridad.

Poner una contraseña fuerte

Posteriormente vamos a centrarnos en el Wi-Fi y su seguridad. Hay que cambiar la contraseña que viene predeterminada y poner una que sea realmente fuerte. Este es un punto vital, como también lo es el hecho de elegir correctamente el cifrado. Hay que evitar cifrados obsoletos como puede ser el WEP.

Nuestro consejo es poner una contraseña que sea totalmente aleatoria, que contenga letras (mayúsculas y minúsculas), números y otros símbolos especiales. Es importante que sea única y que tenga una longitud considerable.

Crear contraseñas difíciles de averiguar

Actualizar el firmware

Por otra parte, otro paso también a seguir es el de actualizar el firmware del router. Es posible que el aparato que hemos comprado ya venga correctamente actualizado, pero puede que traiga una versión obsoleta y que pueda ser insegura.

Por un lado al actualizar el firmware vamos a mejorar en rendimiento. Normalmente con cada actualización se incluyen mejoras que pueden venir muy bien para obtener los mejores resultados. Pero también va a ser importante para mejorar la seguridad. A veces surgen vulnerabilidades que son aprovechadas por los piratas informáticos y podemos corregirlas gracias a las actualizaciones y parches.

Configurar aspectos de red que nos interesen

Lo siguiente va a ser un poco personalizar el router. Podemos cambiar diferentes aspectos de la red, como el canal que utilice el Wi-Fi, la potencia del mismo, etc. Es interesante tener en cuenta la opción de crear una red de invitados, por ejemplo. De esta forma podremos mejorar la seguridad de nuestro dispositivo.

Cambiar las DNS

Otro aspecto importante que podemos tener en cuenta es el hecho de cambiar las DNS. Normalmente nuestro sistema utilizará unas DNS, que suele ser las de la operadora. Ahora bien, a veces conviene cambiarlas para mejorar la velocidad y calidad de la señal. Eso podremos hacerlo desde el sistema operativo.

En definitiva, los pasos básicos para configurar un router correctamente desde el inicio será el conectar correctamente el cableado, acceder al panel de control, cambiar los valores de fábrica y establecer una contraseña del Wi-Fi realmente fuerte. A partir de ahí podremos cambiar otros aspectos y tener en cuenta diferentes opciones para mejorar la experiencia de uso, así como lo que hemos mencionado de cambiar las DNS a nivel de sistema operativo para obtener una mejor velocidad o estabilidad de la conexión a Internet.

Archivado en
Banda Ancha

Deja tu comentario