Un Internet más amplio pero también más vulnerable

Un Internet más amplio pero también más vulnerable

Internet es una plataforma muy diversa donde tenemos un gran abanico de posibilidades para nuestro día a día. Es un medio a través del cual podemos informarnos, comunicarnos con amigos o familiares, obtener recursos muy variados o trabajar. Son muchos los servicios que tenemos a nuestra disposición y cada vez son más amplios. El hecho de contar con muchos dispositivos también ayuda a tener un Internet más completo. Ahora bien, esto también supone un mayor riesgo de seguridad. En este artículo vamos a hablar de ello. Vamos a explicar cómo tenemos un Internet cada vez más amplio y complejo, pero a la vez más riesgos de seguridad.

Un Internet más amplio significa también más problemas

Si echamos la vista atrás, hace solo unos años podemos decir que navegábamos por la red a través del ordenador y poco más. Sin embargo hoy en día esto ha cambiado mucho. Tenemos una gran cantidad de dispositivos con conexión a la red, así como la posibilidad de conectarnos por cable y por Wi-Fi.

Sin duda esto es muy útil, pero a la vez es un problema para nuestra seguridad. Es lógico pensar que el hecho de tener más equipos conectados a la red puede suponer un riesgo de seguridad mayor. Ahora bien, también dependerá del tipo de equipos que estemos utilizando. Ahí es donde entra en juego principalmente todo lo que mencionamos relacionado con un mayor riesgo de seguridad.

Más dispositivos inseguros

Principalmente es lo que conocemos como el Internet de las Cosas lo que está cambiando la manera en la que navegamos por la red. Son muchos los dispositivos de nuestro día a día que cuentan con Internet. Pero esto también puede ser un problema para nuestra seguridad, como vamos a comentar a continuación.

¿Por qué el hecho de tener un Internet más amplio, con más dispositivos conectados, supone un mayor riesgo para la seguridad? Antes utilizábamos un ordenador conectado por cable como base para navegar. Los piratas informáticos ponían sus miras en ese tipo de equipos pero también mejoras en cuanto a herramientas de seguridad.

El problema es que conforme la tecnología avanza también surgen nuevos problemas de seguridad. Lógicamente aparecen nuevas medidas para defendernos, pero no siempre los dispositivos están capacitados para protegernos. Eso es lo que ocurre con los equipos del Internet de las Cosas.

En los últimos tiempos han ido apareciendo una gran variedad de dispositivos conectados a la red. Hablamos de televisiones, frigoríficos, bombillas… Una gran cantidad de equipos. La cuestión es que este tipo de equipos pueden ser vulnerables y poner en riesgo nuestra red. Los motivos son muy diversos, pero principalmente ocurre cuando no los tenemos actualizados correctamente o traen vulnerabilidades de fábrica.

Las herramientas de seguridad normalmente están diseñadas para los equipos de escritorio o móviles, que son los principales. Sin embargo en la mayoría de casos dejan de lado los dispositivos IoT. Esto es un problema también por parte de los usuarios, que creen que no es necesario actualizar.

Seguridad y velocidad en dispositivos IoT

Cómo mejorar la seguridad en dispositivos IoT

Es importante tener en cuenta que es vital mantener la seguridad en este tipo de dispositivos. Vamos a necesitar poner en práctica una serie de consejos que vamos a explicar para evitar así que los problemas de seguridad en los dispositivos IoT puedan afectar a nuestra red.

Mantener los sistemas actualizados

Uno de los problemas de seguridad más importantes que trae los cambios que están ocurriendo en Internet es que muchos usuarios no actualizan correctamente sus nuevos dispositivos. Especialmente ocurre en este tipo de equipos como televisiones y otros aparatos conectados a la red.

Por tanto uno de los primeros consejos para mejorar la seguridad y evitar problemas es mantener los sistemas actualizados. A veces surgen vulnerabilidades que pueden ser aprovechadas por los piratas informáticos para llevar a cabo sus ataques. Es fundamental que instalemos los últimos parches disponibles.

Cambiar las credenciales de fábrica

También es necesario cambiar las credenciales de fábrica, como el nombre o la contraseña. De esta forma mejoraremos notablemente la seguridad. Es esencial que la clave que elijamos tenga letras (mayúsculas y minúsculas), números y otros símbolos especiales. Solo así estaremos generando una contraseña realmente fuerte.

Hay que evitar introducir datos personales o cosas que nos relacionen, así como utilizar una misma contraseña en varios equipos. El hecho de que un intruso pueda acceder a un dispositivo podría poner en riesgo el resto de equipos conectados en la misma red.

Cuidar los complementos que instalamos

Además es fundamental que tengamos cuidado con los complementos que instalamos. Es cierto que tenemos un gran abanico de posibilidades, que hay muchos complementos disponibles para nuestros equipos, pero no todos ellos son seguros. Hay que instalarlos siempre desde fuentes oficiales y evitar aquellos que no sean de garantías.

Contar con herramientas de seguridad

Por último, siempre que sea posible es interesante contar con herramientas de seguridad. Necesitamos instalar programas capaces de evitar la entrada de malware y poder escanear en busca de amenazas.

Archivado en
Seguridad y Privacidad

Deja tu comentario