Cómo saber si una red Wi-Fi es falsa o podemos conectarnos con seguridad

Cómo saber si una red Wi-Fi es falsa o podemos conectarnos con seguridad

Son muchas las opciones que tenemos hoy en día para conectarnos a Internet. Podemos hacerlo desde múltiples dispositivos, así como tener un gran abanico de posibilidades en cuanto a redes se refiere. Tener una red Wi-Fi libre y gratuita es algo cada vez más presente. Sin embargo hay que tener en cuenta que la seguridad es un factor importante y no siempre es como nos gustaría. En este artículo vamos a explicar cómo detectar una red W-Fi falsa y evitar conectarnos. Ya sabemos que en muchas ocasiones podemos toparnos con redes que no son seguras y que están diseñadas específicamente para robar información y datos de los usuarios.

Cómo detectar redes Wi-Fi peligrosas

A la hora de conectarnos a una red Wi-Fi hay que tener presente siempre el riesgo que pueden conllevar. Lógicamente se trata de una minoría de casos pero que en cualquier momento puede que se nos presente y pongan en riesgo nuestra privacidad y seguridad. Están presentes principalmente en lugares muy concurridos, como pueden es centros comerciales o aeropuertos. Los piratas informáticos las despliegan con la intención de que la víctima pique en el anzuelo y poder robar datos y acceder incluso a su equipo.

Por suerte podemos tener en cuenta una serie de señales que pueden ser una alerta. Una manera interesante de controlar todo lo relacionado con la seguridad a la hora de conectarnos a redes inalámbricas. Vamos a nombrar algunas de las pruebas que podrían significar que corremos peligro al intentar entrar en una red Wi-Fi.

El nombre de la red

Uno de los indicativos que podría determinar que una red no es fiable es el nombre. Es cierto que por sí solo no va a indicar si de verdad es peligroso o no, pero sí servir de alerta.

Hay que evitar conectarse a aquellas redes abiertas que se llaman “Free_WiFi”, “Conéctate gratis”, “Internet gratis” y similares. Pueden ser simplemente un anzuelo para que los usuarios se conecten y permitir al atacante acceder a su equipo e información.

En muchas ocasiones los ciberdelincuentes se basan en este tipo de redes para desplegar sus amenazas. Buscan que los usuarios se conecten atraídos por el nombre que indica que es gratis, pero en realidad es una red configurada de forma maliciosa para delinquir.

Tipo de cifrado que utilice

Hay que tener cuidado también con el tipo de cifrado que tenga. Lógicamente una red Wi-Fi abierta es peligrosa. No solo significa que el responsable de la misma la haya modificado a su antojo para que pueda ser una amenaza, sino también cualquier usuario que tenga acceso a ella al ser abierta.

Pero además de las redes inalámbricas abiertas también hay que prestar atención al cifrado de la clave. Como sabemos existen diferentes tipos de contraseñas pero hoy en día no todas ellas son fiables. Hablamos por ejemplo de las WEP, que pueden ser averiguadas con los conocimientos necesarios y comprometer así esa red.

Por ello nuestro consejo es conectarse siempre a redes WPA2 que son las más seguras. Así evitamos que un posible intruso no haya accedido para modificar ese Wi-Fi y hacer que sea una amenaza de seguridad.

Mejores cifrados Wi-Fi

Prueba de contraseña errónea

Una señal de que una red a la que intentamos acceder es falsa y puede ser una imitación de otra con su mismo nombre es probar una contraseña errónea y conectarnos. En muchos casos un usuario puede crear lo que se conoce como Wi-Fi gemela. Básicamente utilizan el mismo nombre que la red legítima para confundir a los usuarios.

Pueden configurarla para que se acceda con cualquier contraseña. De esta forma la víctima creería que está entrando en la red real, accediendo con su contraseña, pero realmente está entrando en una copia.

La manera de saber si realmente no estamos accediendo a una res Wi-Fi gemela es poner cualquier contraseña y ver qué ocurre. Si nos devuelve un error significa que es la original.

Redirecciones

Otro signo inequívoco de que estamos dentro de una red Wi-Fi falsa es que nos redireccionen cuando navegamos. Pongamos que vamos a entrar en una página en concreto pero al acceder a través de esa red Wi-Fi está configurada para que nos lleve a otra diferente.

No solo puede ocurrir que nos lleve a una web distinta, sino incluso al acceder a una página en concreto nos derive a su versión HTTP en vez de HTTPS como estamos intentando entrar.

En definitiva estas son algunas alertas que pueden indicarnos que una red Wi-Fi a la que estamos intentando acceder es falsa y por tanto representa una amenaza para nuestra seguridad. Siempre que nos conectemos hay que tener en cuenta el riesgo que puede suponer acceder a redes públicas, especialmente aquellas que están abiertas y no cuentan con ningún tipo de cifrado o el que tienen es obsoleto. Es conveniente utilizar el sentido común en estos casos.

Archivado en
Seguridad y Privacidad

Deja tu comentario