HTTPS vs HTTP: por qué es muy importante para nuestra seguridad

HTTPS vs HTTP: por qué es muy importante para nuestra seguridad

Cuando navegamos por Internet, algo muy importante y que es muy valorado por los usuarios es la seguridad. Hay que proteger la manera en la que nos conectamos, ya que podríamos poner en juego el buen funcionamiento de nuestros sistemas, así como nuestra privacidad. Por suerte hay muchas herramientas y programas que podemos utilizar para preservar la seguridad. Pero en ocasiones son las propias páginas que visitamos lo que puede generar problemas. En este artículo vamos a explicar en qué se diferencia HTTPS de HTTP y por qué es tan importante para nuestra seguridad.

HTTPS vs HTTP: principales diferencias

Al entrar en una página web a través del navegador podemos ver algo que precede al dominio en sí: HTTPS o HTTP. Existen diferencias entre estos dos protocolos. Y sí, puede ser determinante para decir que un sitio web que visitamos es inseguro. Vamos a explicar por qué.

Si empezamos a explicar qué es, podemos decir que son siglas en inglés de lo que podríamos traducir como Protocolo de Transferencia de Hipertexto. En inglés significa HyperText Transfer Protocol. Así es como se conoce a este protocolo y cuando hablamos de HTTPS, simplemente añade la palabra Secure (segura).

Simplificando las cosas podemos decir por tanto que HTTPS es más seguro que HTTP. Es algo evidente y que muchos usuarios saben simplemente al mirar el dominio de una página web. Pero, ¿por qué es más seguro?

En ambos casos estamos ante un protocolo diseñado para hacer que los datos se transfieren correctamente. Es decir, es lo que permite que al solicitar respuesta a una página web, los datos lleguen correctamente. Básicamente el usuario introduce una página y es el servidor quien emite los datos. Se intercambia información.

El intercambio de información

La diferencia principal entre HTTPS y HTTP es que en el primer caso ese intercambio de información va cifrado. Realmente es una combinación de varios protocolos: HTTPS y SSL/TLS. Sin duda esto permite que las páginas que visitamos al navegar sean más seguras y que nuestros datos van a ser enviados de forma cifrada.

Esto que comentamos puede no ser muy relevante si entramos en una web donde solo leemos información. Por ejemplo un sitio al que llegamos para buscar información de un lugar al que queremos viajar. Pero sí se hace mucho más importante si en esa página vamos a introducir información personal. Puede ser a través de un formulario, al registrarnos, enviar mensajes… En estos casos se hace imprescindible navegar por páginas cifradas por HTTPS para mejorar la seguridad y preservar siempre la privacidad.

Si entramos en una página que funciona mediante HTTP y enviamos información, esos datos podrían ser interceptados por otros usuarios. Esto podría ocurrir por ejemplo al acceder a través de redes públicas y que puedan estar configuradas para ello.

Sin duda el HTTPS es muy importante cuando vamos a navegar por páginas que sean sensibles. Con esto nos referimos, por ejemplo, a la hora de acceder a nuestras cuentas bancarias, plataformas como PayPal o redes sociales. Allí gestionamos mucha información vital, como son las contraseñas, credenciales de acceso o mensajes que podamos intercambiar con otros usuarios.

Protocolo HTTP

También hay diferencias en velocidad

Por otra parte, también existen diferencias en cuanto a la velocidad. Un sitio que esté basado en HTTP lo normal es que funcione más rápido que una página igual que vaya por HTTPS. ¿Por qué? El motivo es sencillo: el proceso de cifrado y descifrado requiere de un tiempo. Pero esto no es algo que deba preocuparnos en exceso, ya que está todo muy bien optimizado y realmente de cara al usuario final no hay grandes diferencias.

En el caso de HTTP utiliza el puerto 80 para la comunicación, mientras que el HTTPS usa el 443. Es otra de las diferencias que podemos nombrar.

También, aunque esto es más bien de cara a quienes tengan una página web, hay diferencias notables de cara al SEO. Esto hace unos años no importaba tanto, pero hoy en día Google valora mucho más las webs que cuentan con cifrado. Incluso algunos navegadores como es el caso de Google Chrome puede marcar como página insegura aquella que funciona mediante HTTP.

En definitiva, estas son las principales diferencias entre el protocolo HTTPS y el HTTP. La tendencia es que cada vez haya más páginas cifradas y tarde o temprano todo Internet lo estará. Es algo en lo que ponen mucho empeño también los navegadores para ganar seguridad de cara a los usuarios.

Aunque la seguridad es muy importante en estos casos, hay que mencionar que el hecho de entrar en un sitio que sea HTTP por sí solo no supone una amenaza. Sin embargo sí hay que recalcar que es importante no introducir aquí datos personales o contraseñas. Ya hemos mencionado que no irían de manera cifrada y podrían ser interceptados por posibles intrusos.

Archivado en
Seguridad y Privacidad

Deja tu comentario