Cómo reducir la potencia del Wi-Fi para aumentar la seguridad

Cómo reducir la potencia del Wi-Fi para aumentar la seguridad

Como sabemos, la seguridad es un factor muy importante para preservar el buen funcionamiento de nuestros equipos. Y aquí también hay que incluir al router, por supuesto. Es el dispositivo más importante para conectarnos a Internet. Existen muchos modelos, algunos con más potencia, otros más orientados para jugar, con doble banda… Pero en todos ellos la seguridad debe de ser importante. En este artículo vamos a hablar de cómo reducir la potencia del Wi-Fi para lograr con ello aumentar la seguridad. Quizás suene un poco raro, pero lo explicamos.

Reducir la potencia del Wi-Fi para ganar en seguridad

Son muchas las cosas que podemos tener en cuenta para proteger nuestro router Wi-Fi. Seguro que lo primero que se nos viene a la cabeza es introducir una clave que sea fuerte y compleja. Esto es básico, es evidente. Pero también otras como ocultar el nombre SSID, etc. Siempre, especialmente si no tomamos las medidas adecuadas, está el riesgo de que alguien logre acceder a esa red.

Todas las medidas que podemos utilizar ayudan a proteger el router. Siempre que utilicemos lo máximo posible, mejor. Pero nada nos garantiza que sean eficaz al 100%. Siempre puede haber algún detalle mínimo que se no escape, que se filtre información, que logren acceder al router de alguna manera…

Hay otra manera de proteger la seguridad de un router y es simplemente al reducir la potencia del Wi-Fi. ¿En qué consiste esto? Sencillamente porque reducimos la capacidad de un intruso de acceder a nuestra red. Hoy en día la gran mayoría de routers modernos cuentan con esta función. De forma predeterminada viene configurado al 100%. Es lógico. De primeras los usuarios quieren que la señal de su router llegue lo más lejos posible y poder de esta forma conectarse de otras zonas del hogar.

Pero claro, este hecho hace también que nuestro vecino o alguien que pase por la calle pueda encontrar nuestra red. Si tenemos el router en una habitación y prácticamente nos conectamos siempre desde ese lugar o zonas muy cercanas, puede que no necesitemos que la potencia esté al 100%. Es posible que si la bajamos al 60%, por ejemplo, sea más que suficiente. Incluso una cifra todavía más baja. De esta forma podemos conectarnos, utilizar Internet con normalidad, pero la señal llega menos lejos.

Gracias a lo que hemos comentado, a que la señal no va demasiado lejos, reducimos las opciones de que un intruso pueda encontrar la red y realizar algún tipo de ataque que ponga en riesgo la conexión.

Lo normal es que esta cifra venga en porcentaje. De forma predeterminada, como hemos indicado, suele venir al 100%. Podemos cambiar ese valor de 0 a 100 y probar. Lógicamente mientras más bajemos esa cifra, más difícil lo tendrán los atacantes.

Cómo reducir la potencia del Wi-Fi

Reducir la potencia del Wi-Fi es muy sencillo. Lo primero es contar con un router que cuente con esta opción. Como hemos mencionado, lo normal es que los aparatos modernos la traigan. Tenemos que acceder al router a través de 192.168.1.1 en la barra de direcciones.

Por cierto, la contraseña para acceder al router es muy importante que la cambiemos. De esta forma aumentamos en gran medida la seguridad y evitamos que puedan acceder a nuestro router. Es un paso vital. Hay que evitar dejar la que viene de fábrica, al igual que la clave del Wi-Fi. Lo ideal es introducir una contraseña que tenga letras (minúsculas y mayúsculas), números y otros caracteres. Que sea lo más larga posible y siempre evitando introducir nuestros datos personales, como nombre o apellidos. Hay que pensar en hacerla lo más aleatoria posible, buscar combinaciones que sean imposibles de averiguar.

Dependerá del modelo, pero lo normal es tener que acceder a Configuración (en mi caso a Opciones avanzadas), Wireless y a Avanzadas otra vez. Hay una opción llamada Transmit Power. Veremos que está al 100%.

Reducir la potencia del Wi-Fi

Como hemos dicho, podemos elegir el porcentaje que más nos interese según el caso. Mientras el valor sea menor, más difícil será que alguien pueda acceder a nuestra conexión. Reduciremos la potencia y por tanto la señal no pasará más de unos metros.

Siempre podemos cambiar los valores nuevamente en caso de necesidad. Por ejemplo si vamos a conectarnos desde una zona del hogar más alejada. Para ello simplemente tenemos que volver a realizar estos pasos y cambiar nuevamente los valores.

La seguridad es un factor fundamental para que la velocidad de nuestra conexión sea la que queremos. No hay que olvidarse de las cosas que podemos controlar en el propio router, pero tampoco de las de los dispositivos que vamos a utilizar. Es por ello que recomendamos contar con programas y herramientas de seguridad tanto en los equipos de escritorio como en dispositivos móviles. Además estos sistemas deben de estar actualizados a la última versión, contar con los últimos parches de seguridad. A veces surgen vulnerabilidades que pueden ser utilizadas por los ciberdelincuentes. Tenemos que mantener los sistemas con estos parches.

Archivado en
WiFi

Deja tu comentario