Todo sobre LiFi, la tecnología más rápida que WiFi y basada en la luz

Todo sobre LiFi, la tecnología más rápida que WiFi y basada en la luz

La tecnología WiFi ha evolucionado mucho en los últimos tiempos. Los estándares actuales permiten aprovechar casi al máximo las velocidades de las potentes conexiones de fibra óptica. Sin embargo, puede que no sean suficientes en muchos casos. Por ello, la tecnología LiFi, basada en la luz, promete ser la gran revolución de los próximos años. Aunque muchos la ven como la alternativa al WiFi, lo cierto es que puede ser una poderosa aliada. Os contamos todos los detalles tras el salto.

Cuando se habla de experimentos y tecnologías que llevan a nuevas dimensiones las velocidades y el rendimiento de las conexiones inalámbricas, es normal ponerse en modo de precaución máximo. Muchas de ellas no terminan de salir de esos laboratorios de pruebas y no llegan al mundo real. Ese no es el caso de la tecnología LiFi. Es posible que muy pronto la tengamos en nuestras casas tras las exitosas pruebas de una compañía situada en Estonia.

LiFi

La Universidad de Edimburgo fue la primera en experimentar con las ondas luminosas (a las que nos referiremos como luz en el resto del artículo) para transmitir información. Eso sucedió en 2013 pero ya en 2011 se integró el Consorcio Li-Fi. Varias compañías unieron esfuerzos para realizar pruebas donde conectaban varios ordenadores a una bombilla LED. Pero antes de seguir con esto, vamos a aclarar algunos aspectos.

¿Qué es LiFi?

LiFi es el acrónimo del término inglés light fidelity. Dentro de este término se etiquetan los sistemas de comunicación inalámbrica basados en la luz. El término se empezó a utilizar en 2011 tal y como os hemos contado. En realidad, utiliza la luz visible o ultravioleta cercana (UV) e infrarroja cercana (NIR) del espectro electromagnético (en lugar de ondas de radiofrecuencia). Más información en Wikipedia.

Esta tecnología utiliza dos emisores LED como medio de comunicación de forma muy similar al WiFi. Las comunicaciones a través de este método funcionan a modo de parpadeo y se conectan y desconectan apagando los LED a una velocidad imperceptible para el ojo humano. Aunque la luz “debería estar encendida” para permitir la transmisión de datos, esta se puede regular para que no sea visible por el ojo humano.

LiFi

En las pruebas que se han realizado se ha podido ver como es hasta 100 veces más potente que WiFi y mucho más segura. Además, se podría ofrecer en cualquier instalación actual con la instalación de una pequeña modificación en la bombilla. De esta forma, todas las farolas de una calle podrían dar conexión a Internet.

Ventajas de LiFi

Sin lugar a duda, la tecnología LiFi ofrece numerosas ventajas que deben ser explicadas con detenimiento. Por ejemplo, al ser una tecnología basada en las ondas de luz, no se ve interferida por las señales de radio. Como sabemos, el WiFi se ve afectado por otras señales de la casa y por la presencia de otros dispositivos. No es recomendable colocarlo cerca de aparatos eléctricos como el microondas, la nevera o el teléfono inalámbrico. Incluso las luces de Navidad pueden suponer un problema.

Siguiendo con las ventajas, la seguridad es una de las más importantes. La luz no sale de la habitación en la que está encendida (con puertas y ventanas cerradas, claro está) algo que sí pasa con el WiFi, que atraviesa las paredes. Esto puede permitir el robo de la conexión y de nuestros datos personales. Por eso, se dice que es casi imposible que nos roben la conexión a Internet.

LiFi

La tercera de las ventajas es la velocidad de transmisión, algo que ya hemos comentado al principio del artículo. Según las pruebas que se han realizado, una conexión LiFi puede alcanzar los sorprendentes 224 Gbps. Esta velocidad está muy por encima de las posibilidades del WiFi actual.

Para terminar, la tecnología LiFi permite la conexión en zonas donde no se puede tener señal WiFi por determinadas condiciones físicas, por ejemplo, debajo del agua. Además, al mismo tiempo que se ilumina nuestro hogar, la tecnología nos proporciona conectividad inalámbrica, lo que supone un importante ahorro de costes.

LiFi + WiFi, un futuro prometedor

Mucha gente apunta a que la tecnología LiFi es la perfecta sustituta del WiFi de cara a los próximos años. Pese a ello, la realidad parece bien distintas. Lo más eficiente pasa por combinar ambas tecnologías para funcionar de forma simultánea según las necesidades del momento, medio, dispositivo y usuario.

Hasta el momento, uno de los mayores desafíos pasa por adaptar los dispositivos actuales de red y hacerlos compatibles con redes LiFi. Sus responsables son conscientes de que esto le daría muchas oportunidades a la tecnología, al menos, muchas más que si todos los usuarios se ven obligados a comprar de nuevo puntos de acceso, tarjetas de red, dispositivos y demás.

Archivado en
Banda Ancha

Deja tu comentario

Ramón Grau dijo el 15/09/2016 a las 23:31h:
Leelo
manu dijo el 27/09/2016 a las 10:14h:
Ahorro de costes?, si tener las luces encendidas durante el dia es un ahorro de costes, y no vengais que el router esta encendido todo el dia, el consumo del wifi a una lampara es inferior